Una hija del vicepresidente cubano Marino Murillo, quien en ocasiones ha sido mencionado como posible sucesor del gobernante Raúl Castro, desertó y está viviendo en Estados Unidos, informó hoy el diario El Nuevo Herald, en su edición digital.

"Glenda Murillo Díaz, de 24 años, cruzó desde México por el puesto fronterizo de Laredo, Texas, alrededor del 16 de agosto", según el periódico que cita fuentes no identificadas.

Su decisión de abandonar Cuba y radicarse en el país "que ha sido el máximo antagonista del gobierno de la isla, representaría un voto de censura a las reformas económicas que Castro ha ordenado y que su padre tiene el encargo de implementar", analizó el diario.

Para el director de derechos humanos de la influyente Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), Omar López Montenegro, esa deserción denota que en Cuba la juventud no está satisfecha con el proceso, ni siquiera a ese "nivel donde probablemente su familia (la de Murillo Díaz) goza de todos los privilegios".

"Es indudable que ni siquiera los privilegios son suficientes para satisfacer las necesidades de la juventud cubana", dijo a Efe el directivo.

Según el Nuevo Herald, la joven está viviendo en Tampa, en la costa oeste del estado de Florida, donde hay una importante comunidad cubana exiliada, y al cruzar la frontera es posible que las autoridades le otorgaran el permiso para quedarse en el país bajo la llamada política de "pies secos, pies mojados" que permite a los cubanos que logran llegar a EE.UU. quedarse en el país.

Murillo, de 51 años, conocido como el "zar de las reformas" en Cuba, es vicepresidente del Consejo de Estado y miembro del "poderoso buró político del Partido Comunista. El año pasado, Castro lo puso a cargo de ejecutar el plan de reformas", según el diario.

El vicepresidente, un economista, salió por primera vez a la luz pública en 2006 cuando Raúl Castro, quien fue durante décadas ministro de Defensa antes de suceder a su hermano Fidel, lo designó como ministro de Comercio Interior.

Posteriormente fue nombrado ministro de Economía y Planificación, de acuerdo con El Nuevo Herald.