Una explosión en el oleoducto Kirkuk-Yumurtalik ha interrumpido hoy el suministro de crudo iraquí hacia Turquía, sin que se haya esclarecido aún si la deflagración ha sido provocada o accidental.

La explosión se produjo sobre la 01.00 GMT y provocó un incendio que obligó a cortar el flujo de crudo para extinguir las llamas, según informó la emisora CNN Türk.

Las fuerzas de seguridad aseguraron la zona y comenzaron a inspeccionar la instalación en busca de artefactos explosivos en el oleoducto Kirkuk-Yumurtalik, también conocido como Kirkuk-Ceyhan.

Los equipos técnicos han comenzado a trabajar a marchas forzadas para reparar la tubería, que transporta crudo de los campos iraquíes hasta la ciudad mediterránea de Yumurtalik.

Esta infraestructura fue en el pasado objetivo de ataques por parte de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán.