Los atacantes se lanzaron contra las fuerzas internacionales, el ejército afgano y contra civiles en dos días de violencia que hasta la mañana del lunes había cobrado 29 muertos, dos de ellos soldados estadounidense asesinados por un colega afgano.

El ataque más mortífero, los insurgentes talibanes decapitaron a 17 civiles afganos porque participaban en un evento musical en un área bajo control talibán del sur de Afganistán, dijeron funcionarios afganos.

El ministerio del Interior dijo que el ataque sucedió el domingo en la provincia de Helmand y que también se uso armas de fuego.

El portavoz del gobierno provincial de Helmand, Daoud Ahmadi, dijo que el ataque sucedió en el distrito de Musa Qala. Ahmadi indicó que todas las víctimas habían sido decapitadas. No se aclaró si habían sido acribilladas previamente.

El jefe del gobierno Musa Qala dijo que la gente se había reunido para una celebración y tocaban música y bailaban, cuando los insurgentes deseaban detener el evento. Neyamatullah Khan señaló que el área donde ocurrió la matanza está completamente controlada por los talibanes y no tiene más detalles.

Previamente, un soldado afgano atacó con su arma de fuego a las tropas internacionales, y mató a dos miembros del servicio de la coalición en el este del país, dijeron las fuerzas de la OTAN en Afganistán .

El vocero Hagen Messer de Alemania dijo que el ataque ocurrió en la madrugada del lunes en la provincia de Laghman.

Se abstuvo de dar detalles, sólo alegando que la coalición y los soldados afganos investigaban el tiroteo.

El domingo, se informó de la muerte de 10 soldados afganos el domingo por la noche en un ataque ocurrido en un puesto de control en el sur y otros cinco al parecer fueron secuestrados o se unieron a los asaltantes, dijo el gobierno local.

Ahmadi, indicó que los insurgentes atacaron el puesto de control en el distrito Washir el domingo por la noche. Indicó que otros cuatro soldados fueron heridos.

Ahmadi no dio detalles del ataque.

El vocero dijo el lunes que cinco soldados desaparecidos partieron con los atacantes, pero no estaba claro si fueron secuestrados o partieron con ellos voluntariamente.