La ex ministra de Asuntos Indígenas y cacique de la etnia Aché declaró el lunes la guerra con arcos y flechas a unos 400 campesinos sin tierra que invadieron su territorio ancestral en el noreste de Paraguay.

"Hace cinco meses unos cien campesinos ingresaron a nuestros bosques en la zona conocida como Finca 470 en donde tenemos nuestra comunidad Kuetuwy pero en los últimos días el número de invasores ascendió a 400 y como las autoridades no los desalojan, el martes los atacaremos con arcos y flechas", dijo Margarita Mbywangi a periodistas al salir del Ministerio del Interior en Asunción.

Mbywangi fue ministra de Asuntos Indígenas durante ocho meses en el gobierno de Fernando Lugo, destituido en juicio político por el Senado en junio.

La Finca 470, ubicada a unos 450 kilómetros al noroeste de Asunción, fue otorgada por ley a los Aché y a un pequeño grupo de otra tribu conocida como Avá Guaraní, pero la burocracia estatal ha demorado la entrega del título de propiedad.

"Defenderemos las tierras de nuestros abuelos hasta morir porque nuestra vida está en la selva, de ella dependemos", dijo Mbywangi en idioma guaraní.

En tanto, Emiliano Mbejyvagi, otro líder Aché, explicó en entrevista con The Associated Press que "nos reunimos con las autoridades del Ministerio del Interior y hacemos últimos esfuerzos para que no haya violencia ni muertes. Las tierras no son de los campesinos pero los policías dicen que la fiscalía debe proceder al desalojo".

Pero el fiscal Jalil Rachid aclaró a los periodistas que "pedí hace mucho tiempo el personal policial suficiente para el desalojo porque los campesinos son numerosos y no quisiera repetir el trágico episodio del 15 de junio pasado en la reserva foresta Morombí", en donde hubo un fatal enfrentamiento con ocho policías y nueve campesinos muertos.

Rachid, precisamente, es el fiscal que investiga la masacre.

La AP intentó contactar sin éxito a los líderes de los campesinos invasores.