La restauración de la monumental Fontana de Trevi, en el corazón de Roma, costará 2,5 millones de euros, según anunció hoy el alcalde de la ciudad, Gianni Alemanno, quien visitó la fuente más famosa de la capital italiana, que ha sido vaciada para poder calibrar las obras necesarias para su restauración.

"Debemos hacer una restauración total -dijo Alemanno- porque hay muchos puntos que pueden estar ya frágiles y que muestran signos de problemas ya muy viejos".

Por tanto, los turistas no podrán lanzar estos días sus monedas de espaldas al estanque para obtener la certeza de que regresarán a Roma, tal y como señala la tradición.

Inmortalizada por el sensual baño a medianoche de la actriz sueca Anita Ekberg en la película "La Dolce Vita", de Federico Fellini, la Fontana de Trevi es obra de Nicola Salvi en 1732 y muestra el carro de Neptuno guiado por los tritones con caballos marinos que representan los estados de ánimo del mar.

El nombre de la fuente barroca Trevi procede de tre vie (tres vías) que llegan la plaza, donde emerge monumental la fuente.