La inteligencia militar israelí advirtió hoy de la mayor "volatilidad" de Oriente Medio en el futuro cercano que "podría llevar, también sin previo aviso, a una conflagración".

En su informe anual, el director de la inteligencia militar, Aviv Kojavi, asegura que Israel "encontrará" el próximo año judío (el actual acaba dentro de tres semanas) "una región más inestable, tensa e islamista que en el pasado".

"Un escenario con una serie de crisis, regional e internas, que aumentan la volatilidad de todos los actores, lo que podría llevar, también sin previo aviso, a una conflagración", agregó.

En la presentación del documento al jefe del Estado mayor, Benny Gantz, y la cúpula militar, Kojavi precisó que las estimaciones están basadas en información recopilada y analizada "larga y profundamente".

El informe será presentado al Gobierno tras su aprobación por la Jefatura del Estado Mayor.