El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, aseguró hoy que Japón mantendrá las conversaciones encaminadas a un acuerdo trilateral de libre comercio con China y Corea del Sur, pese a las recientes tensiones con ambos países por disputas territoriales.

En declaraciones recogidas por la agencia Kyodo, Noda descartó que la aspiración de lograr un TLC entre los tres países, cuyas economías representan casi el 20 por ciento del producto interior bruto global, se vaya a ver afectada por los recientes rifirrafes diplomáticos de Tokio con Pekín y Seúl.

En las últimas semanas los lazos de Japón con estos dos vecinos asiáticos se han tensado a raíz de los conflictos por la soberanía de dos pequeños archipiélagos en el Mar de China Oriental y el Mar de Japón (Mar del Este), respectivamente.

Con China, Japón se disputa la soberanía de las islas Senkaku (conocidas como Diaoyu por Pekín), en las que desembarcó a mediados de este mes un grupo de activistas chinos, seguido, con pocos días de diferencia, de otro de nacionalistas nipones, lo que reavivó los roces territoriales entre ambos países.

Por otra parte, Japón reclama a Corea del Sur la soberanía de las islas Takeshima (Dokdo), que el pasado 10 de agosto recibieron la visita sin precedentes del presidente surcoreano, Lee Myung-bak, en un viaje que suscitó las iras de Tokio.

Estos conflictos han elevado la tensión diplomática en la zona, con protestas antijaponesas en algunos lugares de China y Corea del Sur y renovados llamamientos nacionalistas en Japón.

Los tres países son la primera, segunda y cuarta economía de Asia, y ya mantienen desde el pasado mayo un pacto trilateral dirigido a la promoción, facilitación y protección de inversiones.

Ese mismo mes acordaron emprender antes de finales de este año negociaciones para un acuerdo de libre comercio, que de lograrse crearía el tercer mayor bloque comercial del mundo, con cerca de 1.500 millones de habitantes y un PIB de más de 12 billones de dólares.

Los intercambios comerciales entre los tres países pasaron de 130.000 millones de dólares en 1999 a 690.000 millones de dólares en 2011.