La tormenta tropical "Isaac", después de pasar ayer por el sur de los cayos de Florida y entrar en el Golfo de México, amenaza con convertirse en huracán para mañana o el miércoles, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EEUU.

En su boletín de las 09.00 GMT, el CNH calculó en más del 60 por ciento la probabilidad de que "Isaac" se convierta en huracán, lo que supone vientos sostenidos de 119 kilómetros por hora o más.

"Isaac" cuenta actualmente con vientos sostenidos de 100 kilómetros por hora.

El centro de la tormenta tropical se encuentra a 25,2 grados de latitud norte y 84,2 grados de longitud oeste y sigue desplazándose hacia el oeste-noroeste.

Como consecuencia, se ha fortalecido la alerta en la costa estadounidense del Golfo de México y ahora rige un aviso de huracán en las próximas 24 horas en gran parte de la costa de Luisiana, incluida el área metropolitana de Nueva Orleans, Misisipi, Alabama y parte de la franja horizontal del norte de Florida.

La gráfica del CNH apunta a que "Isaac" podría tocar tierra en esa zona entre el próximo martes o miércoles, precisamente cuando se cumplen siete años del impacto del devastador huracán "Katrina".