Un niño de 9 años de Ciudad Juárez que tiene un tumor gigante recibió el apoyo de la gobernadora de Nuevo México Susana Martínez.

La gobernante republicana envió recientemente una carta a las autoridades federales de inmigración pidiendo que el niño, al que la oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional identifica como José, recibiera una extensión de permiso para quedarse en Estados Unidos 12 meses más y así pudiera recibir atención médica en el Hospital de la Universidad de Nuevo México.

José, que está en Nuevo México con una visa de 45 días, fue diagnosticado con linfangioma venoso mixto en el hombro y tendrá que someterse a una serie de tratamientos y cirugías para remover la gigante acumulación de fluidos.

Martínez dijo que el estado tiene las instalaciones necesarias para ayudar a José, pero necesita más tiempo en el país. "El estado de Nuevo México es muy afortunado de tener instalaciones como la clínica multidisciplinaria de malformaciones linfáticas vasculares pediátricas en la Universidad de Nuevo México para ayudar a evaluar y desarrollar el plan de tratamiento para su enfermedad", escribió Martínez en la misiva. "Nuestros residentes son bien atendidos en estas instalaciones por su equipo de trabajo, y y se ha asegurado que sería de beneficio para José recibir más evaluaciones en esta instalación".

Martínez, que es la única gobernadora latina del país, dijo que apoyaba "totalmente" la extensión de estadía de 12 meses que permita a los médicos desarrollar su plan de tratamiento.

El mes pasado, la oficina de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ayudó a recoger al niño y a sus padres de un peligroso vecindario en Ciudad Juárez, una de las ciudades más peligrosas del mundo. Los agentes federales ayudaron a la familia a cruzar la frontera para que José recibiera atención médica luego de que miembros de la iglesia de Rio Rancho le vieran durante una visita de misiones.