El ministro venezolano de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez, afirmó hoy que esperan poder sofocar en las próximas horas el fuego que continúa en la refinería de Amuay, en el Centro Refinador Paraguaná (CRP), uno de los mayores del mundo.

"Estimamos que esta situación se solvente en las próximas horas", afirmó Ramírez al canal de televisión VTV, al señalar que continúan los trabajos de más de un centenar de bomberos en el área.

Explicó que el fuego sigue confinado en dos tanques de nafta catalítica que están en llamas desde que en la madrugada del sábado la refinería de Amuay sufriera una explosión de gas que incendió parte del área de almacenamiento y provocó importantes destrozos y derrumbes en las zonas aledañas dejando al menos 41 muertos y cerca de 80 heridos.

Ramírez indicó que los bomberos están concentrados en el enfriamiento de los dos tanques y en la extinción de las llamas con espuma.

Sobre los comentarios de que el gas podría haberse estado escapando desde hacía días, el ministro respondió que se trata de "una versión infame".

También rechazó las especulaciones sobre la falta de mantenimiento, asegurando que en los últimos cinco años se han invertido 4.800 millones de dólares en mantenimiento en la refinería y se han realizado 500 paradas de plantas, lo que significa 500 actividades de mantenimiento.

Indicó que está activado un comité de investigación encargado de determinar el origen de la fuga " para poder aclarar en su totalidad los hechos".

Ramírez comentó que la nube de gas fue reportada por los operadores a partir de las 12 de la noche del viernes al sábado, y que los técnicos trataron de entrar al área del escape, donde se concentraron en el aire olefinas, un tipo de gas que se produce durante el procesamiento de gasolinas.

Los operadores "tuvieron que devolverse y buscar un equipo especial y cuando estaban en el proceso de ir (...) se produce la explosión", señaló.

El ministro volvió a insistir en que la refinería está en condiciones de reactivarse en cuanto se extinga el incendio y que no habrá problemas de suministro nacional o internacional de crudo, ya que el centro tiene 680 tanques y sólo se han visto afectados nueve.

"Ayer despachamos cinco buques desde nuestro muelle acá para un total de 870.000 barriles de petróleo", señaló.

"No va a producirse de ninguna manera ningún problema de suministro tanto al mercado interno como a las exportaciones, no hemos suspendido ningún cargamento y pronto vamos a extinguir estos tanques en las próximas horas", dijo.

De acuerdo con los últimos informes, la explosión dejó 39 muertos a los que hay que sumar dos heridos fallecidos ayer en el hospital Coromoto de Maracaibo, adonde habían sido trasladados.

La ministra de Salud, Eugenia Sader, indicó ayer que aún continúan hospitalizadas 31 personas.