Estados Unidos lamentó hoy las más de 300 muertes en la población siria de Daraya en los últimos días, y evitó respaldar el llamamiento de Francia a que la oposición forme un gobierno provisional, al considerar que "deben decidirlo ellos".

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, dijo en su conferencia de prensa diaria que, según las cifras del Gobierno estadounidense, "más de 300 personas" murieron a lo largo del fin de semana, "150 de ellas en un solo lugar", en Daraya, un suburbio de Damasco.

"Algunos de ellos parecen haber sido muertos a bocajarro, de la forma más brutal, a manos del régimen", señaló Nuland.

Preguntada por los periodistas, la portavoz evitó respaldar la petición del presidente francés, François Hollande, de que la oposición siria constituya un gobierno provisional.

"Esa decisión deben tomarla ellos", consideró Nuland. "Por ahora, siguen consultándose entre ellos sobre qué camino seguir".

Según Nuland, el primer paso es que la oposición "se ponga de acuerdo en cómo debe plantearse la transición", y en caso de decidir nombrar un gobierno, Estados Unidos querría "que eso se basara en un plan democrático sólido y que reflejara los valores de inclusión, derechos humanos y protección para todos los grupos".

Representantes de varios grupos de la oposición siria pidieron hoy a la Liga Árabe que interceda para que las distintas formaciones limen sus diferencias y lleguen a un acuerdo sobre la formación de un Gobierno provisional para su país.

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, recibió en El Cairo a enviados de la principal agrupación en el exilio, el Consejo Nacional Sirio (CNS), del Consejo de Coordinación Nacional (CCN), que representa a la oposición interna, del Ejército Libre Sirio (ELS) y del Consejo Nacional Kurdo Sirio.