Un total de 31 pescadores chinos han desaparecido en aguas cercanas a la isla surcoreana de Jeju (sur del país) cuando las dos embarcaciones en las que faenaban volcaron y se hundieron por la fuerza del tifón "Bolaven", informó la guardia costera surcoreana.

Por el momento tan solo tres de los 34 pescadores que forman la tripulación han sido rescatados después de que el fuerte oleaje y los vientos del tifón volcaran las embarcaciones, detallaron las autoridades citadas por la agencia local de noticias Yonhap.

El accidente se produjo a 1,8 kilómetros del puerto de Hwasun en Jeju, sobre las 2.40 de la mañana (hora local) de hoy, martes, (17.40 GMT del lunes).

Las autoridades fueron informadas del accidente por dos miembros de la tripulación, que lograron alcanzar el puerto.

Ambos pescadores fueron llevados a un hospital cercano, uno de ellos con heridas graves y el otro con dificultades para respirar, detalló Yonhap.

Además, la guardia costera rescató a un tercer miembro de la tripulación accidentada, mientras que ahora los esfuerzos se centran en recuperar al resto de 31 marineros desaparecidos, al tiempo que se ha procedido a notificar sobre el accidente al consulado chino en Jeju.

Tras su paso por Japón, donde dejó siete heridos, el tifón "Bolaven" se encuentra ahora en el suroeste de Corea del Sur, donde ha dejado numerosos hogares sin electricidad y derribado farolas, con rumbo hacia el norte de la península coreana.

Corea del Sur ha decretado la alerta por fuertes vientos y lluvias que podrían alcanzar los 50/100 milímetros en la capital, Seúl, donde se espera llegue a lo largo del día.

Además, las autoridades surcoreanas instaron ayer a las administraciones locales a tomar todas las medidas de prevención posibles y a prepararse para el peor escenario posible, al tratarse de un tifón "extremadamente fuerte" capaz de mover rocas muy grandes.