Una delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) llegará mañana a Asunción para coordinar la visita de una misión de observación y seguimiento al proceso político de Paraguay con vistas a las comicios generales de 2013, , informó hoy la Presidencia.

La comitiva, que estará encabezada por el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Kevin Casas-Zamora, y el jefe de gabinete de la organización, Hugo de Zela Martínez, llegará en la madrugada del martes y el mismo día se entrevistará con el mandatario, Federico Franco, en la sede de Gobierno.

La visita se realizará luego de que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, confirmara el pasado miércoles, en coincidencia con una nueva reunión celebrada por el Consejo Permanente del organismo, el envío de una misión a la capital paraguaya.

El Consejo Permanente sigue sin consensuar una postura sobre la coyuntura en Paraguay, tras la destitución en un juicio político parlamentario del presidente Fernando Lugo y la asunción del vicepresidente del país, Federico Franco, el 22 de junio pasado.

El secretario general detalló en su día que la misión podría llegar al país en noviembre próximo, "seis meses antes de las elecciones" del 21 de abril de 2013 y que estará encabezada "por una personalidad de alto nivel de fuera de la organización, si es posible un ex jefe de Estado".

Las observadores también tendrán como objetivo "promover el dialogo político y apoyar las reformas legales que puedan evitar una nueva crisis" en el país, donde "se mantiene una ruptura" entre Franco y quienes defienden la legitimidad de Lugo como jefe de Estado, según observó en esa ocasión Insulza.

El Tribunal Superior de Justicia Electoral de Paraguay, que realizó el llamado oficial a elecciones el día 21 pasado, fijó para la celebración de los comicios internos de los partidos políticos un plazo que va del 9 de diciembre al 20 de enero de 2013 y para la presentación de candidaturas del 10 diciembre hasta el 15 de febrero del año próximo.

La crisis política derivó en la suspensión de Paraguay en el Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismos que consideran que la separación de Lugo del cargo supuso un "quiebre democrático" y que sostienen que solo reconocerán a las autoridades que surjan de las elecciones generales, que asumirán en sus cargos el 15 de agosto de 2013.