La selección boliviana de fútbol sufrió hoy la tercera baja de un centrocampista con la decisión del creativo Jhasmany Campos de someterse a una cirugía de ojos, informó hoy el entrenador del equipo, el español Xabier Azkargorta, al comenzar las prácticas para visitar en dos semanas a Ecuador.

El técnico lamentó en una rueda de prensa las bajas que incluyen a Rudy Cardozo, que viajó el fin de semana a Rusia para probarse en un equipo, y al paraguayo nacionalizado boliviano Pablo Escobar, que renunció a la Verde alegando problemas personales.

Cardozo y Campos son dos figuras del centro del campo del Bolívar y Escobar lo mismo en el The Strongest y cualquier de ellos podría haber sido el creativo del elenco boliviano.

"Es una pena no poder contar con algunos jugadores que pensabas que podían darte un buen rendimiento" y "a lo mejor no hay número diez, porque hoy en día los dorsales a veces no van del uno al once", dijo el técnico sobre cómo queda el equipo.

En su reemplazo, Azkargorta llamó al centrocampista Mauricio Saucedo, del The Strongest; y a los defensores Edward Zenteno, del Wilstermann, y a Luis Gutiérrez, vinculado hace poco al Patronato de la segunda división de Argentina.

La insistencia de los periodistas en hablar de las bajas de jugadores considerados clave y lo que supondría para la alineación de Bolivia incomodó al entrenador, que preguntó a los informadores por qué no hablaban de los que estaban presentes.

Sostuvo que los jugadores valiosos "son los que están y los que salen en el once inicial y los que están en el banquillo".

Insistió en que hablar de ausentes no sirve para nada.

"En mi equipo van a tratar de atacar todos cuando tengan la posesión de la pelota y van a tratar de defender todos cuando no la tengamos. No hay más, entonces ustedes están haciendo o queriendo hacer ese victimismo", dijo Azkargorta a un periodista.

Sobre la selección de Ecuador manifestó que se trata de "un equipo importante" ante el que Bolivia, como siempre, "tratará de hacer bien" lo que sabe hacer.

El español, que volvió a dirigir la selección boliviana después de 18 años, se enfrenta al reto de sacar a Bolivia del séptimo lugar en la clasificación de las eliminatorias sudamericanas, en las que tan solo tiene cuatro unidades, ocho menos que el líder, Chile.

Tras el partido frente a Ecuador correspondiente a la séptima fecha, la selección boliviana recibirá el 12 de octubre en La Paz a Perú y cuatro días después a Uruguay.