El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hoy una investigación "inmediata" de la matanza registrada en la población siria de Daraya (a las afueras de Damasco), donde murieron más de 300 personas en los últimos días, lo que calificó de "crimen atroz y brutal".

"Se debe investigar inmediatamente la muerte de centenares de civiles en Daraya, de manera independiente e imparcial y tan pronto como sea posible", dijo el portavoz de Ban, Martin Nesirky, quien expresó su "enérgica condena" ante lo ocurrido en Siria ante la prensa en la sede central de la ONU en Nueva York.