Cinco personas murieron en la República Dominicana tras el paso de la tormenta "Isaac", que obligó a 25.845 personas a desplazarse de sus casas para buscar refugio ante las intensas lluvias registradas desde el pasado viernes, informaron hoy las autoridades.

La Policía reveló que tres hombres fueron encontrados sin vida en las últimas horas en ríos de Baní, San José de Ocoa y San Cristóbal, en el sur del país, lo que eleva a cinco los fallecidos, tras el hallazgo de otros dos cadáveres ayer en sendos ríos.

El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) no contabiliza estas víctimas en sus informes sobre los daños de la tormenta.

El organismo indicó en su boletín de hoy que el número de desplazados registrado durante los últimos días asciende a 25.845, de los que 23.620 se refugiaron en viviendas de familiares y amigos y el resto en refugios oficiales. El número de viviendas afectadas se sitúa en 5.059, según el informe.

Además, 116 comunidades están incomunicadas debido a la crecida o desbordamiento de ríos y arroyos.

Todo el país sigue en situación de alerta, aunque solo 13 provincias están en alerta roja (máxima), 6 en amarilla (intermedia) y otras 13 en verde (preventiva).

Las autoridades mantienen la prohibición de actividades recreativas en áreas de montañas, así como el uso de balnearios, ríos, arroyos y cañadas y recomiendan tomar precauciones a los residentes en zonas de alto riesgo.

Tras el paso de la tormenta "Isaac", el pronóstico meteorológico indica que los aguaceros irán disminuyendo en intensidad y frecuencia, aunque una depresión combinada con la humedad causada por el viento del sureste generará chubascos dispersos, en especial en puntos del noreste, sureste, la cordillera Central y la zona fronteriza.

"Isaac", que causó 19 muertos y 6 desaparecidos a su paso por el vecino Haití, se desplaza hoy por el Golfo de México en dirección al sur de Estados Unidos, por lo que las autoridades de Luisiana, Alabama y Misisipi han declarado el estado de emergencia ante el temor de que la tormenta toque tierra en sus territorios en forma de huracán de fuerza 2 entre mañana y el miércoles.