Apple solicitó hoy oficialmente en un tribunal federal de San José, en el norte de California, que se prohíba la venta de al menos ocho modelos de teléfonos Samsung en EE.UU. después de que un jurado los señalara como copias del iPhone, según publicó All Things Digital.

Los documentos presentados ante la Corte hacen referencia a varios modelos del popular Galaxy S II, así como la versión Galaxy S y el teléfono Droid Charge.

Apple buscó así que la juez Lucy Koh apruebe medidas concretas para la retirada del mercado de los aparatos que el veredicto del pasado viernes consideró que vulneraban la propiedad intelectual de los creadores del iPhone y del iPad.

La empresa californiana cofundada por Steve Jobs logró un fallo muy favorable en el juicio de patentes que le enfrentaba con Samsung después de que el jurado encontrara a la compañía surcoreana culpable de plagio y le impusiera el pago de una indemnización de 1.000 millones de dólares.

Además de los dispositivos citados, Apple quiere que la juez extienda la prohibición a modelos similares y que por su lanzamiento reciente no estuvieron incluidos en el juicio.

La magistrado Lucy Koh convocó de nuevo a las partes para una nueva vista en septiembre para tratar la petición de Apple, así como las presentadas por Samsung que, entre otras cosas, reclamará que se levante la moratoria de venta de la tableta Galaxy Tab 10.1 establecida en junio por Koh a la espera de conocer el resultado del juicio.

El jurado dio su visto bueno a esa tableta y ahora Samsung pedirá que Apple les compense por la pérdida de ventas.