Pierre Cardin diseñó un regalo para Venecia y la región: un rascacielos de 250 metros (800 pies) de vidrio que incluirá una universidad de modas, un hotel de lujo y comercios.

Sin embargo, el proyecto por 2.400 millones de euros (3.000 millones de dólares) enfrenta críticas por su tamaño y apariencia.

El "Palacio de la Luz" ha sido descrito alternativamente como una nave espacial incrustada en la laguna, una carnada de pesca luminosa, o un hongo iluminado.

Para conquistarse a los venecianos, Cardin abre el lunes una exhibición sobre el proyecto simultáneamente con la Bienal de Arquitectura de Venecia.

Cardin, que cumplió 90 años en julio, considera el proyecto un regalo a su nativa Véneto, la región italiana de la que se fue a los dos años para radicarse en Francia.