Una oleada de sismos moderados que rompieron ventanas y sacaron casas rodantes de sus cimientos generó nerviosismo en este pueblo agrícola, el cual aún siente sacudidas que pudieran continuar durante días.

Cientos de temblores sacudieron el domingo el condado Imperial y se sintieron en condados circundantes. La mayoría fueron menores, aunque dos registraron magnitudes de 5,3 y 5,5 grados.

No se reportaron heridos en la región, que tiene una larga historia de este tipo de oleadas sísmicas. Brawley se encuentra a 160 kilómetros (100 millas) al este de San Diego.

"El tipo de actividad que estamos viendo podría continuar durante varias horas o incluso días", dijo Robert Graves, geofísico del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

La actividad sísmica no es inusual, pero los científicos se cuestionan la causa. La última oleada sísmica significativa ocurrió en 2005 cuando mil temblores, el más fuerte de magnitud 5,1, sacudieron la costa sur del Mar de Salton.

En 1981, un cúmulo de sismos golpeó una región ocho kilómetros (cinco millas) al noroeste de la afectada el domingo, siendo el más fuerte de 5,8 grados de magnitud. La región estuvo en constante actividad en las décadas de 1960 y 1970.

"Al parecer se encienden y apagan por razones que no comprendemos", dijo Susan Hough, sismóloga del USGS.

A pesar de las sacudidas, las oleadas telúricas no han desatado ningún sismo significativo en el pasado, aseguró Hough.

Los temblores sacaron de sus cimientos a 20 casas rodantes en un parque destinado a estas viviendas y las dejaron inhabitables, dijo María Peinado, vocera del Centro de Operaciones de Emergencia del condado Imperial.

Los cortes esporádicos de energía eléctrica, que en un momento dado afectaron a 2.500 usuarios de irrigación del distrito Imperial, también obligaron a las autoridades a evacuar a 49 pacientes de los dos hospitales del condado, dijo Peinado. La policía recibió numerosas llamadas referentes a fugas de gas y tuberías de agua rotas.

La sismóloga Lucy Jones del USGS dijo que estas oleadas telúricas son características de la región, conocida como la Zona Sísmica de Brawley.