Un centenar de manifestantes se congregó hoy en las inmediaciones de la Embajada de Reino Unido en Quito para pedir al Gobierno británico que entregue un salvoconducto al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, para que pueda viajar a Ecuador, país que le concedió asilo.

Activistas de algunos grupos sociales se ubicaron a unos 50 metros de la sede diplomática británica, en el centro comercial de la capital ecuatoriana, y desde allí lanzaron gritos en favor de Assange y contra lo que calificaron de "colonialismo".

La concentración, más vistosa y ruidosa que masiva, estuvo vigilada por una treintena de policías que custodiaba también los accesos a la Embajada británica.

Incluso algunos perros, ataviados con pañoletas con la imagen de Assange, acompañaron a los activistas que aprovecharon la situación para también pedir a Londres que "entregue las Malvinas", islas ubicadas en el Atlántico suroeste y cuya soberanía se disputan Argentina y el Reino Unido.

Paco Velasco, un asambleísta del oficialista movimiento Alianza País, que intervino en la manifestación, indicó a Efe que este tipo de protestas buscan "sensibilizar" al Gobierno británico para que permita la salida de Assange de la Embajada de Ecuador en Londres, toda vez que ha recibido el asilo.

Velasco destacó también el "amplio y contundente" apoyo que ha recibido Ecuador por parte de los organismos de integración de América, como también de activistas de "todo el mundo".

Para él, el Reino Unido debería "respetar" esa decisión "soberana" de Ecuador y permitir la salida de Assange, pese a que las autoridades británicas han señalado que están obligadas a detener al periodista australiano y extraditarle a Suecia, donde se lo investiga de supuestos delitos sexuales.

"Es una situación entrampada, dura y difícil, pero lo que nos queda a los ecuatorianos es no ceder" y llevar adelante diálogos con las autoridades británicas "sin ceder en nuestra posición", comentó Velasco, que también es periodista de profesión.

"Tenemos que evitar que Julian Assange salga a Suecia porque está lista la trampa, están listos los cargos contra Assange en Estados Unidos", dijo Velasco en referencia al temor expresado por el Gobierno ecuatoriano de que Estocolmo finalmente lo extradite a suelo estadounidense.

El australiano también ha expresado su temor de que si es extraditado a EE.UU. pueda ser juzgado en ese país por delitos políticos, por haber filtrado miles de cables diplomáticos de esa administración que han afectado, principalmente, al Gobierno de Washington.

Assange ha dicho temer que pueda ser condenado a pena de muerte o cadena perpetua en EE.UU..

Para Velasco, Assange se ha convertido en una "causa común" para América Latina, como lo es también, según él, "la causa de las Malvinas".

La de Assange "creo que es una causa de la humanidad", insistió el legislador ecuatoriano.

Tania Barahona, otra de las activistas que participó en la manifestación de hoy, comentó a Efe que este tipo de protestas se extenderán indefinidamente como parte de una "vigilia por Assange" organizada por varios colectivos sociales.

"Estamos contra toda forma de neocolonialismo" y apoyamos al Gobierno ecuatoriano por su "decisión soberana de dar asilo a Assange, el primer hácker revolucionario", señaló Barahona.