Los Dodgers de Los Ángeles adquiriendo al mexicano Adrián González, Carl Crawford, Josh Beckett y Nick Punto en un canje de 11 jugadores.

Para los Dodgers, el movimiento es el negocio más grande en la historia de la franquicia.

Con la negociación, el nuevo grupo dueño del equipo mandó el mensaje de que hará lo posible por hacerse de un equipo ganador, al costo que sea.

Ned Colletti, gerente general de los Dodgers, indicó a través de un comunicado que "estamos haciendo lo que esté a nuestro alcance para reforzar al equipo para la recta final, tratando de llegar a la postemporada".

Los Dodgers (69-58) son sublíderes en la División Oeste de la Liga Nacional, y están a dos juegos de los líderes Gigantes de San Francisco (71-56).

Coletti agregó que "el intercambio (que realizamos) es un ejemplo de compromiso para hacer el equipo lo mejor posible, no sólo para 2012, sino durante muchas temporadas más".

Como parte del acuerdo, los Dodgers enviaron a los Medias Rojas de Boston al primera base James Loney, al lanzador Rubby De La Rosa, el jugador de cuadro Jerry Sands y a los jugadores de ligas menores Allen Webster, Iván de Jesús y dos jugadores más, que serán nombrados posteriormente.

González, que fue la pieza clave del intercambio, bateó para promedio de .300, con 15 jonrones y 86 impulsadas en 123 partidos para los Medias Rojas esta temporada.

El mexicano bateando para .398 con corredores en posición de anotar, la segunda mejor marca en las Grandes Ligas.