La tormenta tropical se alejó de la costa norte de Cuba antes del amanecer del domingo y había ganado fuerza en mar abierto y deberá alcanzar categoría de huracán cuando se aproxime a los Cayos de Florida más adelante en el día. Tendría categoría 2 cuando toque tierra en algún lugar del norte de la Costa del Golfo de México, posiblemente el martes por la noche o en la madrugada del miércoles.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que el vórtice de Isaac estaba a las 0900 GMT unos 330 kilómetros (205 millas) al este-sudeste de Cayo Hueso y se desplazaba con rumbo noroeste a 30 kph (18 mph). Isaac tenía vientos máximos sostenidos de 100 kph (65 mph).

La meteoróloga Jessica Schauer del centro dijo que es probable que Isaac alcance una fuerza de huracán de categoría 2 cuando toque tierra posiblemente el martes por la noche o en la madrugada del miércoles en algún lugar del norte de la Costa del Golfo de México. Un huracán de categoría 2 lleva vientos de una fuerza de 154 a 177 kph (96-110mph), pero Schauer advirtió que un pronóstico tan adelantado no podría tener tanta precisión.

Se emitió una advertencia de huracán para el área desde la desembocadura del río Mississippi hasta Indian Pass, Florida, sin incluir el área metropolitana de Nueva Orleáns. Un alerta de huracán sigue en afecto para los Cayos de Florida y otras áreas.

Isaac abandonó Cuba sobre las 4:00 de la tarde del sábado por la playa de Guardalavaca, provincia de Holguín, a unos 750 kilómetros (466 millas) al este de La Habana.

En Florida se declaró el estado de emergencia porque podría llegar como huracán, según las autoridades.

El vórtice de Isaac tocó tierra poco antes del mediodía en Cuba a unos 45 kilómetros (28 millas) al oeste-suroeste de Punta de Maisí, extremo oriental de la provincia de Guantánamo, y a más de 900 kilómetros (560 millas) al este de La Habana, informó José Rubiera, del Instituto de Meteorología de Cuba, a la televisión cubana.

Se registraron olas de hasta seis metros, marejadas e inundaciones costeras, en la ciudad oriental de Baracoa, en la cual el Malecón se veía totalmente inundado, según imágenes de la televisión cubana que transmitió desde las siete de la mañana del sábado un programa informativo especial con motivo del paso de la tormenta por la isla.

El reportero informó que en Baracoa 230 personas fueron trasladadas a lugares seguros.

El fenómeno complicó la situación en Haití, donde decenas de miles de personas viven todavía en campamentos vulnerables desde el devastador terremoto de 2010.

De acuerdo con los meteorólogos, Isaac sería una amenaza para el estado de Florida el lunes y martes, días en que el Partido Republicano se reúne en Tampa para su convención nacional.

Rick Scott, gobernador de Florida, declaró el estado de emergencia para que las autoridades estatales tengan "la misma y exacta" información del meteoro y tomen decisiones informadas. Funcionarios instaron a los vacacionistas a salir de los Cayos de Florida, y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos señaló que estaba en efecto una advertencia de huracán en ese lugar, así como para la costa oeste de Florida de Bonita Beach en el sur a Ocean Reef y para Florida Bay.

En Haití se reportó la muerte de al menos cuatro personas. Entre las víctimas se encuentran una mujer y un menor fallecieron en la comunidad de Souvenance, informó el senador Francisco Delacruz a una radio local, mientras que en Thomazeau una niña de 10 años perdió la vida al caerle un muro encima, dijo la directora de Protección Civil de Haití, Marie Alta Jean-Baptiste.

Al menos 5.000 personas fueron desalojadas por las inundaciones, agregó. Sin embargo, muchos se quedaron y pasaron apuros.

La tormenta arrancó los techos de unas 300 casas en el barrio capitalino de Cité Soleil, donde el agua alcanzó un metro (tres pies) de altura, anunció la gerente del grupo independiente estadounidense World Vision, Rachel Brumbaugh.

La organización Médicos sin Fronteras dijo que anticipaba un incremento en los casos de cólera debido a la inundación y que se prepara para recibir más pacientes.

El aeropuerto internacional fue reabierto por la tarde, pero aún había una extensa inundación por todo Puerto Príncipe después de 24 horas de lluvia constante.