Irán, aliado firme del régimen de Damasco, insistirá en buscar una salida negociada para el conflicto sirio durante la 16ª cumbre del Movimiento de Países No Alineados (MPNA o Noal) cuyas reuniones previas se inician hoy en Teherán, informaron hoy medios locales.

El ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, ha señalado, según estos medios, que sus propuestas están basadas en el plan de seis puntos del ex mediador para Siria de la Liga Árabe y la ONU, Kofi Annan: "Comparte muchos puntos comunes con soluciones previas", dijo.

Según él, las propuestas iraníes recogen "los puntos de vista de todos los grupos implicados en el conflicto sirio", la plantearán de forma paralela a la cumbre de los No Alineados a los países asistentes y, si es aceptada, Irán estructurará los detalles del plan.

Los 120 países en desarrollo que componen el MPNA, al que pertenece Siria, inician hoy las reuniones previas de la 16 cumbre que tendrá lugar los días 30 y 31 de agosto en la capital iraní.

El mes pasado, Salehi anunció que Teherán se había puesto en contacto con grupos opositores no violentos con vistas a facilitar unas negociaciones de paz con el Gobierno del presidente, Bachar al Asad.

Posteriormente, los iraníes convocaron el 9 de agosto en Teherán una conferencia sobre el conflicto de Siria a la que la ONU y 27 países, entre ellos Rusia, China, India e Irán, algunos de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y otros de África y Asia.

La conferencia planteó en su declaración final la creación de un "grupo de contacto" de los participantes para "poner fin a la violencia y promover un diálogo integrador entre el Gobierno sirio y la oposición".

La República Islámica de Irán y el régimen del partido Baaz en Siria mantienen desde hace más de treinta años una asociación estratégica, tanto en materia militar, como técnica, económica y comercial.

Irán ha acusado reiteradamente a Estados Unidos y algunos países musulmanes de la zona aliados de Washinton de armar a los grupos opositores sirios que pretenden derrocar al régimen de Damasco, a los que considera terroristas.

Por su parte, los rebeldes sirios y EEUU han acusado a Irán de apoyar militarmente al régimen sirio con armas, personal y asesoramiento.