El vicepresidente sirio, Faruq al Charaa, apareció hoy en público en Damasco por primera vez en alrededor de un mes, después de que en las últimas semanas se sucedieran los rumores sobre su deserción del régimen y huida del país.

Al Charaa participó en una reunión con el presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, Alaedin Bruyerdi, que también se entrevistó con el presidente sirio, Bachar al Asad, según imágenes difundidas por la televisión siria.

El pasado 18 de agosto, la oficina del vicepresidente afirmó que este seguía en su puesto y no tenía intención de abandonar Siria, tras publicarse informaciones sobre su marcha a Jordania.

Pese a este desmentido, los rumores no amainaron y la oposición siria apuntó que el "número dos" del régimen de Al Asad se encuentra bajo arresto domiciliario.

En esta línea, la agencia oficial siria Sana informó ayer de que se había enviado un falso correo electrónico a los medios de comunicación en su nombre anunciando la deserción de Al Charaa.

La visita de Bruyerdi a la capital siria vuelve a poner de manifiesto el apoyo de Teherán al régimen de Damasco, pese a que Siria se sume cada día más en la violencia y a las últimas masacres denunciadas por la oposición.