El veterano lanzador Roger Clemens se sintió feliz de haber vuelto al montículo a sus 50 años y lanzar pelota ganadora después de cinco temporadas de ausencia, pero no piensa que esté listo para jugar en las Grandes Ligas.

"No, no es lo mismo. He tenido éxito antes en ese nivel y se necesitan más cosas para jugar", comentó Clemens. "Una vez más tengo que decir que hay una gran cantidad de trabajo por hacer y no estoy pensando en eso en este momento".

Clemens lanzó 3 1/3 entradas en blanco la noche del sábado para los Skeeters Sugar Land de la independiente Liga del Atlántico y el equipo tejano ganó 1-0 al Bridgeport Bluefish después que ponchó a dos, entre ellos el ex jugador de liga mayor Gathright Joey.

El "Cohete", como se conoce a Clemens por la velocidad que tienen sus lanzamientos, aceptó unirse a los Skeeters el lunes después que lanzó un partido simulado ante los directivos del equipo.

Sin embargo, al concluir el partido reconoció que sentía los efectos del esfuerzo realizado y necesitaba tiempo para recuperarse.

"Probablemente me pase un poco en el tiempo de lanzar", admitió Clemens. "Creo que tendré que pasar un tiempo extra con el hielo en mi cuerpo envejecido durante los próximos días".

Clemens reiteró que su meta era comprobar a que nivel de forma se encontraba y sobre todo no salir al montículo para avergonzar al equipo.

"Estoy contento porque logramos los objetivos de divertirnos, hacer bien las cosas y dejar al equipo con un triunfo", comentó Clemens.

El veterano pelotero, que no lanzaba desde la temporada del 2007 cuando lo hizo con los Yanquis de Nueva York, no descartó la posibilidad de hacer otra salida para los Skeeters, y dijo que lo discutirá con Gary Gaetti, el piloto del equipo tejano.

"Vamos a reunirnos y si podemos hacer algo especial por el camino, lo haremos de nuevo para aquellas personas que no pudieron llegar hasta aquí", comentó Clemens. "Definitivamente estoy abierto a ello si quieren hacerlo. Creo que se dio una gran diversión y el haber superado la prueba saludable es lo mejor".

Tanto Gaetti como los compañeros de Clemens del equipo y los rivales admitieron que el "Cohete" estuvo brillante desde el montículo y que tiene opciones de volver a las Grandes Ligas si lo desea.

"La verdad que estaba preocupado por el factor lesión debido a su edad y el tiempo que no había lanzado, pero hizo un gran trabajo", destacó Gaetti. "Realmente lo hizo".

Mientras que los observadores que enviaron los Astros de Houston y los Reales de Kansas City para ver la vuelta de Clemens al montículo reconocieron que hizo una buena labor y les sorprendió la fuerza que a sus 50 años tiene todavía en el brazo.

Clemens lanzó rectas de más de 142 kilómetros por hora, algo que no hacen la mayoría de los pitchers de las Grandes Ligas, de ahí que recibió varias ovaciones de los 7.724 espectadores que llenaron el Constellation Field, campo de los Skeeters.

"Creo que va a alimentar la especulación", admitió Ron Toenjes, el observador de los Reales. "Simplemente no sabemos qué va a suceder. No creo que nadie lo sepa".

Pero Toenjes dijo haberse impresionado con la fuerza que Clemens tiene todavía en su brazo y lo bien que trabaja el "slider", que era lo que realmente quería ver.

"Tiene un slider muy bueno y aunque su control no fue todo lo positivo que debería, una vez más supo con su variedad de lanzamientos hacer un gran trabajo", comentó Toenjes.

Mientras que Tal Smith, un veterano ejecutivo de los Astros y actualmente asesor de los Skeeters, reconoció que Clemens tiene todo el potencial de lanzar de nuevo en las Grandes Ligas, si no desea.

Clemens, que dejó atrás los problemas legales tras ser encontrado inocente de los cargos de perjurio al Congreso de que fue acusado, tiene todavía una ventana de tiempo suficiente, hasta primeros de octubre, para decidir si quiere volver a las Grandes Ligas.

Si lo hace, entonces, automáticamente no será incluido en la lista de los aspirantes que serán votados por primera vez para conseguir entrar al Salón de la Fama.