El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, rindió hoy tributo a Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la luna y que murió ayer a los 82 años en EE.UU, al afirmar que sus extraordinarios logros son y seguirán siendo una "fuente de inspiración para toda la humanidad".

El político portugués expresó en un comunicado su "tristeza" por la muerte del estadounidense en Ohio, días después de superar una operación de corazón, y aseguró que él, al igual que otras muchas personas en todo el mundo, recuerdan perfectamente la noche de julio de 1969 cuando Armstrong, junto con el astronauta Buzz Aldrin aterrizó en el "Mar de la Tranquilidad".

La misión del Apollo 11 "se convirtió en un poderoso símbolo para aquellos que quieren explorar lo desconocido y hacer realidad sus sueños", indicó Barroso.

Neil Armstron "ha dejado una huella eterna en nuestras memorias. Sus logros capturaron nuestra imaginación para siempre y siguen siendo una fuente de inspiración para toda la humanidad", agregó.

"Hoy quiero rendir un tributo especial a su extraordinaria vida y enviar mis más sentidas condolencias a su familia y a los ciudadanos estadounidenses", apuntaló.