El gigante surcoreano Samsung informó hoy de que planea recurrir la sanción impuesta por un tribunal de EEUU por la que se le exige pagar 1.000 millones de dólares (800 millones de euros) tras determinar que infringió varias patentes de Apple en este país.

Samsung, primer fabricante del mundo de teléfonos móviles, añadió que si su recurso al veredicto de la corte estadounidense no prospera, llevará el caso a la Corte de Apelación, según la agencia local Yonhap.

La decisión de Samsung se produce después de que el jurado de una corte federal en San José (California, EEUU), determinara que Samsung violó "intencionadamente" en este país seis patentes de tecnología y diseño de Apple, mientras que no consideró punitivas las denuncias de la surcoreana contra la estadounidense.

Sobre dichas infracciones, Samsung detalló que "es una pena que la ley de patentes pueda ser manipulada para otorgar a una compañía el monopolio sobre los rectángulos o las esquinas redondeadas, o sobre la tecnología que es mejorada día a día por Samsung o por otras compañías", detalló la surcoreana.

Tras conocer el fallo del jurado, Samsung señaló que el veredicto no debe ser visto "como un triunfo de Apple", sino como un problema para el consumidor en EEUU que tendrá "un menor número de opciones, menos innovación y precios potencialmente más altos".

Además, la surcoreana avisó de que el veredicto "no es la última palabra" en la guerra de patentes abierta entre los dos gigantes de la tecnología, que se libra en cuatro continentes, al tiempo que señaló que "continuará innovando y ofreciendo opciones para el consumidor".

La compañía cofundada por Steve Jobs había pedido originalmente una indemnización a Samsung de 2.500 millones de dólares y la prohibición de la venta en EEUU de los aparatos que violaran sus patentes, aunque de momento se desconoce la postura del jurado al veto de los productos de la surcoreana en ese país.

Por su parte, Samsung reclamaba a Apple más de 600 millones de dólares por infringir sus patentes de tecnología de telecomunicaciones 3G y de su cámara de fotos para teléfonos.

El fallo en EEUU se produce después de que ayer un tribunal de Seúl determinara que tanto Apple como Samsung habían infringido algunas de sus respectivas patentes en sus dispositivos móviles, lo que resultó en multas para ambas y la retirada del mercado de algunos productos con esas tecnologías en Corea del Sur.