El candidato presidencial republicano Mitt Romney declaró el sábado que las "mujeres necesitan nuestra ayuda" y prometió fomentar la creación de negocios dirigidos por empresarias si vence al mandatario Barack Obama en las elecciones de noviembre.

El ex gobernador de Massachusetts intenta superar una serie de contratiempos surgidos una semana antes de la convención republicana que comienza el lunes en Tampa, en la Florida.

"Sólo un aviso a las mujeres empresariales: si nos convertimos en presidente y vicepresidente, deseamos dirigirnos a ustedes, deseamos ayudarles", dijo Romney acompañado de su compañero de fórmula Paul Ryan durante un mitin al aire libre al que asistieron unas 5.000 personas en Columbus.

"Las mujeres de este país son más tendientes a iniciar un negocio que los hombres. Las mujeres necesitan nuestra ayuda", afirmó.

Romney hizo su promesa en un intento por acortar la presunta ventaja de Obama entre el electorado femenino. Los temas de las mujeres han desempeñado un destacado papel en la campaña.

Los republicanos se encuentran en una posición incómoda en el tema del aborto después que el representante Todd Akin, candidato de ese partido al Senado por Misurí, insinuó que el cuerpo de las mujeres tiene capacidad para evitar los embarazos en casos de "violación legítima".

Ambos partidos esperan utilizar sus convenciones para atraerse el voto femenino. En especial, la convención republicana contará con la presencia de mujeres notables como la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice, la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, y la gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez.

Los organizadores modificaron el horario de la intervención de la esposa de Romney, Ann, para asegurar que las cadenas de televisión cubran su discurso.

Romney hizo sus declaraciones acerca de querer ayudar a las empresarias menos de 24 horas después de que mencionó el desacreditado rumor de que Obama no nació en Estados Unidos. El comentario, y las gestiones de Romney para explicarlo, opacaron su mensaje económico del viernes cerca de su estado natal de Michigan.

Romney no tocó el sábado el tema del lugar del nacimiento del presidente, pero sí dijo que incumplió sus promesas de campaña.

"Casi puedo leer su discurso ahora. Estará lleno de promesas y le dirá a la gente lo bien que van las cosas", dijo Romney sobre la alocución que Obama pronunciará en la Convención Nacional Demócrata el próximo mes en Carolina del Norte.

"La gente no debe prestar atención a sus palabras, sino a sus acciones y su historial. Y si las examinan, lo retirarán del cargo y pondrán en el puesto a gente que realmente pueda hacer que Estados Unidos vuelva a avanzar".

Por su parte, Obama, en su alocución radial semanal y por internet, así como en un nuevo anuncio de televisión, criticó los planes de Romney para el seguro médico gubernamental de los jubilados, el Medicare.

___

El periodista de The Associated Press Ken Thomas contribuyó a este despacho.