Lance Armstrong dice que está ahora más en paz consigo mismo que en toda una década.

En su primera entrevista desde que la Agencia Estadounidense Antidopaje lo sancionó con una prohibición de por vida en el ciclismo profesional y lo despojó de sus siete títulos en el Tour de Francia, dijo que "nadie tiene que tenerme lástima. Voy a estar muy bien".

De todos modos fue un atentado a su ego que un muchacho de 16 años, Keegan Swirbul, le ganara el sábado en la carrera Power of Four de bicimontaña. Armstrong terminó segundo, casi cinco minutos detrás del adolescente.

Poco después de trasponer la meta, Armstrong dialogó unos pocos minutos hasta que dijo: "Bien, me voy a comer una hamburguesa con queso".

De lo que no estaba seguro era de correr el domingo un maratón senderista tal como había previsto.

Su incursión el sábado en las montañas que circundan Aspen, en Colorado, tuvo lugar un día después que la Asociación Estadounidense Antidopaje lo proscribió de por vida del ciclismo profesional y lo despojó de sus siete títulos en el Tour de Francia por considerar que usó estimulantes.

Solo un puñado de aficionados presenció la largada de la competencia de bicimontaña Power of Four, un tramo de 57 kilómetros (36 millas) con muchas subidas.

Cuando se le preguntó si estaba listo, Armstrong sonrió y respondió: "Espero que sí... Esto va a ser difícil para todos nosotros".

Su vocero Mark Higgins dijo que Armstrong planea asistir al Congreso Mundial del Cáncer en Montreal donde debe pronunciar un discurso central ante miles de personas.

"Allí estará", afirmó Higgins.

Los aficionados defendieron a Armstrong en Twitter elogiando la tarea de su fundación para la lucha contra el cáncer. Sus éxitos deportivos ayudaron a vender millones de brazaletes amarillos de plástico con la leyenda "Livestrong" para promover la investigación del cáncer. Ha recaudado casi 500 millones de dólares desde que inició la Fundación Lance Armstrong en 1997.

El viernes solamente, la fundación dijo haber recibido 400 donaciones por un total de unos 75.000 dólares.

El afamado ciclista, que se retiró hace un año y cumplirá los 41 el mes próximo, anunció el jueves que no seguiría oponiéndose a la USADA y decidió no ejercer su última opción que era aceptar un arbitraje. Insistió en que nunca tomó sustancias prohibidas y calificó la investigación de USADA de "caza de brujas".

El director ejecutivo de USADA, Travis Tygart, calificó la investigación como una batalla contra "la cultura de ganar a cualquier precio" y agregó que la UIC está "obligada a reconocer nuestra decisión e imponerla".

"No tiene otra alternativa que retirarle los títulos según el código", agregó.

De confirmarse la sanción, Greg MeMond quedaría como el único estadounidense en ganar el Tour de Francia, la máxima competencia del ciclismo, en 1986, 1989 y 1990.

LeMond no respondió inmediatamente los mensajes que se le dejaron por medio de sus abogados y amigos en busca de una declaración.

El viernes, Armstrong anunció por Twitter sus planes de correr en Aspen, pero no formuló comentarios directos sobre las sanciones.

La UCI y USADA han librado una lucha de jurisdicciones para determinar quién debía juzgar las denuncias contra Armstrong. La UIC incluso respaldó la objeción legal fallida de Armstrong a la autoridad de la USADA.

Si los dirigentes del Tour cumplen la sanción de USADA, Jan Ullrich sería promovido a campeón en tres de las carreras que ganó Armstrong. Ullrich fue despojado de su tercer puesto en el Tour del 2005 y se retiró del ciclismo dos años después tras haber sido implicado en otro caso de dopaje.

El ciclista alemán no manifestó ningún deseo de reescribir la historia del ciclismo. "He terminado mi carrera profesional y siempre dije que estaba orgulloso de mis segundos puestos".

Por su parte, el Comité Olímpico Internacional dijo el viernes que aguardará las decisiones de USADA y UIC antes de tomar cualquier medida contra Armstrong, que ganó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.

USADA fue establecida en el 2000 como la agencia antidopaje oficial para los deportes olímpicos en Estados Unidos. Como Armstrong corría en competencias sancionadas por la UIC, estaba sujeto a las reglas internacionales sobre drogas cuyo cumplimiento es puesto en práctica por USADA en Estados Unidos.

USADA dijo que sus pruebas provenían de más de una docena de testigos "que accedieron a atestiguar y suministraron evidencias sobre su experiencia de primera mano y/o conocimiento de la actividad de dopaje de los involucrados en la conspiración de USPS", referencia al ex equipo de Armstrong, U.S. Postal Service.