Un juez ordenó prisión preventiva para 18 mexicanos que se hacían pasar como periodistas de la televisora mexicana Televisa y que pretendían trasladar a Costa Rica al menos siete millones de dólares en vehículos que simularon como si fueran del medio televisivo.

El juez penal Julio César Arias admitió enjuiciarlos por lavado de dinero y crimen organizado internacional ante la acusación presentada por el fiscal Javier Morazán y el representa de la Procuraduría General de la República de Nicaragua, Abraham Abarca.

Morazán y Abarca aseguraron que las operaciones de los acusados están vinculadas al narcotráfico.

El juez Arias estableció audiencia inicial para todos los acusados el 5 de septiembre.

La jefa de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, dijo el viernes que los 18 extranjeros venían desde México y pretendían llegar a Costa Rica. Explicó que no tenían el monto exacto de dinero que trasladaban los mexicanos, pero que podría rondar los siete millones de dólares, los que venían escondidos en compartimientos especiales en los seis vehículos.

El fiscal Morazán informó que durante el conteo de dos de los 23 bultos en los que venía el dinero, hasta la tarde del viernes se habían alcanzado 1,2 millones de dólares.

"Los 18 acusados de nacionalidad mexicana usaron de fachada el hacerse pasar por periodistas de la televisora mexicana Televisa, cuando lo que en realidad procuraban era trasladar dinero en seis vehículos tipo Vans a través del territorio de Nicaragua", dijo Morazán al presentar la acusación.

Explicó que al realizarse las pruebas de drogas en los vehículos y los billetes, dio como positivo en cocaína. El fiscal agregó que los 18 detenidos son liderados por una mujer de nombre Raquel Alatorre Correa e ingresaron a Nicaragua el 22 de agosto por el puesto fronterizo de Las Manos procedentes de Honduras.

La defensa de los 18 mexicanos fue asumida por tres abogados nicaragüenses, que fueron solicitados por Alatorre Correa.

Las investigaciones policiales indican que muchos de los acusados son trabajadores de empresas privadas de seguridad de Tamaulipas y hasta un policía municipal de Durango.

Tamaulipas y Durango son dos estados del norte de México en donde las autoridades han reportado la presencia de carteles de las drogas como Los Zetas, uno de los grupos que ha extendido sus operaciones hacia Centroamérica.

Las versiones contradictorias que dieron sobre lo que venían a hacer a Nicaragua, fue lo que alertó a las autoridades. Indicaron que venían a hacer trabajos periodísticos sobre turismo y otros indicaron que venían a hacer trabajos de investigación sobre la seguridad en Nicaragua.

Se consultó con las autoridades de Migración nicaragüenses sobre la llegada de los supuestos periodistas al país, determinaron que no existía ninguna información sobre ellos y se activaron las medidas de descubrimiento del gobierno de Nicaragua por parte de la Policía y la Dirección de Inteligencia del Ejército.

Los informes de inteligencia de la policía indicaron que los detenidos declararon al ingresar al país darían cobertura al juicio por narcotráfico y otros delitos que se inició el miércoles al empresario nicaragüense Henry Fariñas, sobreviviente de un atentado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral en 2011.

Un funcionario de la cadena Televisa, no autorizado a ser identificado por políticas internas, aseguró a The Associated Press que la empresa no tiene corresponsales en el lugar ni envió a ningún periodista desde México.