Uno de los once rehenes libaneses capturados por los rebeldes sirios el pasado mayo en la provincia de Alepo (norte) fue puesto hoy en libertad y trasladado a la frontera con Turquía, confirmó el Gobierno turco a las autoridades libanesas.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Ahmet Davutoglu, informó a Beirut de que Husein Ali Omar fue liberado y se dirige a Ankara para tomar un avión privado turco que lo conducirá a Beirut, informó la Agencia Nacional de Noticias (ANN).

El canal de televisión "Al Yadid" mostró previamente unas imágenes en las que se veía a Omar haciendo el signo de la victoria camino de la frontera, mientras es acompañado por un miembro del grupo que lo secuestró, identificado como Ahmed Nazali.

Nazali aseguró en el vídeo que los otros diez rehenes se encuentran bien, pero que serán liberados cuando se cumplan sus demandas.

El rebelde sirio añadió que la liberación de Omar es un "signo de buena voluntad", pero insistió en que el líder del movimiento chií libanés Hizbulá, Hasan Nasrala, debe disculparse por su apoyo al régimen de Bachar al Asad.

También afirmó que su liberación se debe a la mediación de la Asociación de Ulemas Musulmanes, uno de cuyos miembros dijo a la cadena de televisión LBC que espera que muy pronto los otros diez sean liberados.

El primer ministro libanés, Nayib Mikati, expresó su esperanza en que los diez rehenes restantes serán liberados pronto e instó a Turquía que continúe desplegando esfuerzos en ese sentido, según un comunicado de su oficina de prensa.

El secuestro de los once libaneses, el pasado 22 de mayo en Azaz, en la región de Alepo, fue reivindicado por un grupo desconocido hasta ahora, los denominados "Revolucionarios de Siria-Rif Alepo", que se atribuyeron este secuestro en venganza por el apoyo del grupo chií libanés Hizbulá al régimen sirio de Bachar al Asad.

Una ola de secuestros siguió contra ciudadanos sirios y turcos, la mayoría de ellos reivindicada por el poderoso clan chií Mokdad tras el secuestro de uno de sus miembros, Hasan, a mediados de agosto en Damasco.