El proyecto de ley del negacionismo, que plantea castigar a quienes nieguen los delitos de terrorismo ocurridos en Perú, no atenta contra la libertad de expresión, afirmó hoy el ministro del Interior, Wilfredo Pedraza.

"La ley del negacionismo es una respuesta al propósito del terrorismo de negar aquello que pasó, ese proceso de horror que ocurrió en el país, de modo que es una ley legítima", dijo Pedraza en declaraciones a los periodistas.

Perú fue blanco de la violencia terrorista entre 1980 y 2000, a raíz de las acciones de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) que dejaron 69.000 víctimas entre muertos y desaparecidos.

El ministro aclaró que este proyecto de ley, aprobado ayer en Consejo de Ministros, no tiene nada que ver con la libertad de expresión, que "está garantizada en el marco de los derechos de las personas".

En tal sentido, Pedraza confió en que la ley sea aprobada pronto por el Congreso peruano para proceder a su promulgación.

La ministra de Justicia, Eda Rivas, explicó ayer que el proyecto de ley "busca penalizar a aquellas personas que públicamente y por medios idóneos, en este caso públicos, aprueben, justifiquen, nieguen o minimicen los delitos de terrorismo".

Rivas justificó que "la Convención Americana de Derechos Humanos establece que la propia libertad de expresión tiene los límites expresados que no atenten contra el orden de las libertades democráticas, y este proyecto tiene estas garantías".

El Gobierno peruano ya había aprobado otra norma que impide que los profesores que han sido procesados o condenados por delitos de terrorismo vuelvan a ejercer la docencia en la educación pública.

Existen actualmente en Perú varias organizaciones, como el Movimiento de Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), que reclaman ingresar a un periodo de reconciliación que pase por la amnistía general para los sentenciados por terrorismo como los fundadores de Sendero, Abimael Guzmán, y del MRTA, Víctor Polay.

En otra iniciativa encabezada por el procurador para casos de terrorismo, Julio Galindo; la fiscalía y la policía peruanas intervinieron ayer en una imprenta del centro de Lima que publica la revista Vórtice por respaldar en sus páginas las ideas de Movadef respecto a la excarcelación de Abimael Guzmán.