Japón desplegó una ofensiva de cinco jonrones al apalear el sábado 10-2 a Panamá para avanzar al partido por el título de la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

Kotaro Kiyomiya conectó dos de los jonrones del equipo de Tokio en la final internacional frente a la novena de Aguadulce.

Japón, que por segundo año seguido peleará por el título del torneo, enfrentará el domingo a Tenesí. En la final de Estados Unidos, los de Tenesí dilapidaron una ventaja de 10 carreras en la baja del sexto inning, pero luego anotaron nueve veces en el séptimo para vencer 24-16 a California.

Edisson González conectó un sencillo remolcador en el primero, mientras que Daniel Castro produjo la otra carrera de Panamá con un doble en el segundo. Esas carreras acercaron a Panamá, poniéndose 4-2 abajo al comenzar el tercer inning.

Sin embargo, Japón respondió fuerte.

Rintaro Hirano conectó un cuadrangular por el central en el tercer episodio antes de que Kiyomiya también se volara la cerca en el cuarto, en esta ocasión entre el izquierdo y el central para colocar a su equipo con ventaja de 7-2.

El abridor Yuta Ishida permitió cuatro imparables y ponchó a seis durante cuatro innings, mientras que tres relevistas se combinaron para mantener en ceros dos entradas y cerrar el encuentro.

"¡Sí se puede, sí se puede!", cantaban los aficionados panameños desde el sexto episodio, cuando perdían por ocho.

El partido era tan importante para Panamá que Mario Jaramillo, el embajador del país en Estados Unidos, vio el encuentro en el estadio Lamade.

Panamá tenía dos corredores en posición de anotar con dos outs en la sexta, pero el relevista Hajime Motegi consiguió un ponche para salir del apuro.

Luego de intercambiar saludos en el plato con los panameños, los jugadores japoneses sonreían y posaron para una fotografía en el montículo con su premio: el banderín del campeonato internacional.

Panamá cometió cuatro errores, incluyendo dos en el segundo inning que provocaron otra carrera japonesa.

"Fue un partido difícil contra un equipo con buenos lanzadores", dijo el piloto Luis González. "El equipo tenía confianza luego de anotar en el primer episodio, pero (los dos errores en el segundo) frenaron nuestro impulso".

En la final estadounidense, la figura fue el bateador de Tenesí Lorenzo Butler. Fijó un récord para un juego con sus nueve impulsados y empató otro al pegar tres jonrones.