El primer ministro palestino, Salam Fayad, pidió hoy al jefe del gobierno de Hamás en Gaza, Ismail Haniye, que rechace la invitación de Teherán para acudir a la próxima cumbre de Países No Alineados, porque su presencia supondría la división del liderazgo palestino en el campo internacional.

Fayad criticó con dureza la invitación iraní y señaló que esta supone un golpe a uno de los logros del pueblo palestino, la unidad de la representación nacional en el marco de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), informó la agencia de noticias palestina Wafa.

Según el jefe del gobierno de Ramala, la invitación a Haniye es una afrenta de Teherán al papel de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que lidera el presidente Mahmud Abás y que debería ejercer control sobre todos los territorios palestinos.

Desde que Hamás tomó el poder por la fuerza en 2007 en la franja de Gaza, tras expulsar a las fuerzas leales a Abás, la ANP gobierna solo sobre Cisjordania, mientras que Hamás, encabezado por Haniye, controla Gaza.

"Hago un llamamiento al hermano Ismail Haniye (...) para que decline la invitación del presidente iraní" por "razones de conciencia y patriotismo" y "por el bien del pueblo palestino", dijo Fayad, que calificó de "lamentable" y "hostil" la iniciativa iraní.

La asistencia de Haniye a la cumbre, agregó, supondría "una puñalada en la espalda" al proceso de reconciliación nacional, que Egipto trata de impulsar y permanece estancado desde hace meses.

Según informó hoy el medio digital israelí Times of Israel, el ministro de Exteriores palestino, Riad el Malki, aseguró que, si Haniye acude a la cita de Teherán, que tendrá lugar entre los próximos 29 y 31 de agosto, el presidente Abás, que se considera el único representante legítimo palestino, no irá.