El Unión San Felipe chileno afirmó hoy que "no es un club fantasma que existe para justificar triangulaciones" en traspasos de jugadores, como ha descubierto una investigación del fisco argentino a agentes de futbolistas e intermediarios por indicios de evasión fiscal y lavado de dinero.

Un comunicado del equipo de primera división perteneciente al empresario argentino Raúl Delgado afirma que Unión San Felipe "actúa con estricto apego al derecho común y deportivo, nacional e internacional y nada oscuro, ilícito o alejado de la ética deportiva o comercial, existe en las operaciones" relacionadas con jugadores.

"No es un club fantasma que existe para justificar triangulaciones como parece querer presentársenos", insiste la nota publicada en la página web de la entidad.

El fisco argentino anunció el viernes que ha bloqueado las operaciones de 146 intermediarios y agentes de futbolistas de este país por presunta evasión fiscal y lavado de dinero.

Ricardo Echegaray, director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), dijo que la Asociación del Fútbol (AFA) ha comunicado a varios clubes que tienen jugadores con derechos federativos procedentes de equipos chilenos y uruguayos que nunca tuvieron en sus filas, que regularicen esas situaciones

De Chile fue mencionado el Unión San Felipe (USF), involucrado en el fichaje por River Plate de Jonathan Botinelli, que nunca estuvo en sus filas.

"No es efectivo que los derechos económicos respecto del jugador Bottinelli pertenecieran a Unión San Felipe, que sólo era titular de los derechos federativos del mencionado jugador", explica la nota.

"Nos asiste la plena convicción de que nuestra participación en la reciente transferencia del jugador se apega, en todo momento y aspecto, a las más estricta legalidad", agrega el comunicado.

Otro equipo chileno citado desde Argentina es el Rangers de Talca, del empresario argentino Ricardo Pini.

En su declaración, la directiva del San Felipe reconoció tener potestad sobre varios jugadores que no han jugado en Chile.

"Es sabido y así está señalado por nosotros mismos en nuestra Memoria, Balance y Notas a los Estados Financieros 2011 y en toda información de nuestra gestión que el club ha inscrito en sus registros los derechos federativos de varios jugadores, nacionales o extranjeros que nunca jugaron en USF, reconociendo, en cada caso, la titularidad de los derechos económicos a los inversionistas", dice.

Hace algunas semanas, la prensa deportiva chilena afirmó, basada en los registros de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), que el USF ha llegado a tener 89 jugadores inscritos.

El presidente de la ANFP, Sergio Jadue, afirmó que, hasta ahora, en el plano local, las operaciones del USF y el Rangers han sido apegadas a la ley, porque las normas permiten inscribir más jugadores que los habilitados para jugar.

Agregó, no obstante, que se buscarán mecanismos para corregir esa situación: "buscaremos formas de mayor transparencia, como que el jugador esté presente en el momento de su inscripción", dijo.

Agregó que otra media sería limitar el número de jugadores extranjeros que pueda tener un equipo. "Hay que fijar el límite en unos quince. Eso está definido en todos los países", puntualizó.