El presidente Rafael Correa dio por superado el sábado el conflicto diplomático con Gran Bretaña y calificó como un grave error británico haber amenazado con invadir la embajada ecuatoriana en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

En su programa sabatino Diálogo con el Presidente, Correa dijo que "consideramos este infeliz incidente superado, un error grave de la diplomacia británica, al decir que van a ingresar a nuestra embajada, pero lo consideramos superado".

Destacó que recibió de la cancillería de Gran Bretaña una comunicación, fechada el 23 de agosto, en la que Londres se retracta de lo expresado y en la que asegura que respeta las convenciones internacionales sobre el caso de Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana desde junio.

Correa manifestó que "siempre hemos estado abiertos al diálogo, pero aquí se ha hecho historia, se ha hecho respetar nuestro derecho soberano de otorgar asilo a un ciudadano".

"Damos por jamás recibida esa amenaza, de aquí para adelante a buscar una salida consensuada por medio del diálogo al caso del señor Assange", expresó Correa.

Precisó que "esa salida puede ser la garantía de que si Julian Assange va a responder a la justicia sueca no sea extraditado a una tercer país, o en su defecto, si no se quiere dar esa garantía otorgar el salvoconducto para que el señor Assange pueda salir con seguridad de la embajada ecuatoriana en Londres".

El australiano Assange ingresó a la embajada en Londres el 19 de junio para evadir una orden de extradición de la justicia sueca que lo requería para interrogarlo por acusaciones de violación y delitos sexuales.

Ecuador le dio asilo diplomático el 15 de agosto, pero Assange no ha podido salir de la embajada porque Gran Bretaña no le concede un salvoconducto.

En tanto, esta semana en sendas reuniones, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la Unión Suramericana de Naciones, y la Organización de Estados Americanos, expresaron respaldo a Ecuador.