Las autoridades chinas han evacuado de manera preventiva a más de 20.000 trabajadores en piscifactorías y han suspendido varias rutas de transbordadores ante la llegada a lo largo de este fin de semana a las costas del país de los tifones "Tembin" y "Bolaven".

Según informó hoy la agencia oficial Xinhua, la oficina de control de inundaciones de la provincia de Fujian, en el sureste de China, ha ordenado la evacuación temporal de 23.659 trabajadores en piscifactorías para protegerlos de los fuertes vientos y altas olas causados por los tifones.

Además, la oficina ha ordenado el regreso a puerto de los 39.649 pesqueros de la provincia, que no podrán salir a faenar hasta que no haya pasado la alerta de tifón.

Se ha reforzado la vigilancia de las presas y los rompeolas, especialmente de aquellos bajo construcción, para evitar que se puedan producir accidentes durante el paso de las tormentas.

Ha quedado igualmente interrumpido el tráfico de transbordadores entre las ciudades fujianesas de Pingtan y Mawei a la isla de Taiwán.

"Tembin", el tifón número catorce que llega a las costas chinas en lo que va de año, avanza hacia Fujian a una velocidad de ocho kilómetros por hora.

El tifón atravesó el sur de Taiwán a lo largo del viernes, cuando dejó a su paso inundaciones, vehículos volcados y árboles caídos.

"Bolaven", que se dirige hacia la provincia de Zhengjian, en el este del país, y donde se espera que llegue este domingo, avanza hacia el noroeste a una velocidad de 15 kilómetros por hora.

A comienzos de este mes, los tifones "Damrey" y "Saola" dejaron ocho muertos y obligaron a la evacuación de cerca de 1,3 millones de personas en las zonas costeras chinas.