La actriz Sabina Began que dijo que estaba embarazada del exprimer ministro, Silvio Berlusconi, ha asegurado que ha sufrido un aborto espontáneo, mientras que amigos del exmandatario cuentan que está en forma, feliz y a dieta para prepararse para las próximas elecciones.

Began, de 38 años, declaró que Berlusconi era el padre del hijo que esperaba y que estaba deprimidísimo, en una entrevista que publicó ayer el diario "Il Fatto Quotidiano".

Sin embargo, poco después envió un mensaje telefónico al periodista Roberto D'Agostino, propietario de la página web Dagoscopia, en la que le confiaba: "He perdido esta noche el niño. Te pido ayuda así nadie hablará de más. Me he confundido en todo. Lo siento", señala hoy el diario "Repubblica".

Sabina Began, que lleva las iniciales del que fuera primer ministro italiano tatuadas en sus tobillos, era denominada "la abeja reina" por las chicas que han acompañado a Berlusconi en sus jaranas y orgías, las llamadas "Bunga Bunga", en sus residencias privadas de Cerdeña y Roma.

Sin embargo, sus declaraciones al diario han sido desmentidas inmediatamente por el abogado de Berlusconi, Nicolò Ghedini, quien las tachó de "un pedazo de color, irónico, típicamente estival y totalmente desconectado de la realidad".

También el amigo de Berlusconi, el que fuera director deportivo de Fórmula Uno de Renault, Flavio Briatore, explicó desde Kenia que había visto hacía poco al exmandatario en su residencia de Cerdeña como "un hombre feliz porque estaba rodeado de su familia. Tenía a los hijos al lado, estaban todos juntos...", señala "Repubblica".

Y agregó que el expresidente no está deprimido, como dijo Began, "fíese de mi que sé lo que es la depresión".

Para la amiga intima de Berlusconi, Melanie Rizzoli, "il Cavaliere" solo ha estado deprimido en tres ocasiones "cuando murió su mamá Rosa y su hermana Maria Antonia y cuando se divorcio de Verónica, con la que ya ha establecido una relación civilizada

Según su amiga, el exmandatario tiene que perder 8 kilogramos, por lo que hace dieta y él está obsesionado con comer todo con lo que lleve los colores de la bandera tricolor (italiana) por ejemplo "helado de pistacho (verde), pasta con tomate (rojo) y mozzarella (blanco). Todo prohibido".

Berlusconi hace "jogging" para mantenerse en forma.

"Es como un robot que se está transformando en una máquina de guerra electoral", resumió su amiga Rizzoli.

El pasado 14 de julio, Berlusconi anunció que volverá a presentarse a las elecciones generales previstas para la primavera de 2013 para no echar por tierra sus dieciocho años de "compromiso político".