Un jurado federal estadounidense ordenó hoy a la compañía de telefonía surcoreana Samsung a pagar 1.000 millones de dólares al considerar que ha copiado la tecnología de Apple para algunos de sus modelos.

Apple denunció a Samsung el año pasado por considerar que la empresa surcoreana había copiado deliberadamente los diseños de sus dispositivos móviles para fabricar su siguiente generación de teléfonos y lanzar su tableta Galaxy Tab.

El jurado, que sigue el caso en una corte federal en San José (California), determinó que Samsung violó "intencionadamente" varias patentes de Apple, incluida su tecnología de zoom táctil propia de sus teléfonos inteligentes y de la tableta iPad, según informó el Washington Post.