Un bombardeo con avión no tripulado de EEUU mató hoy al menos a cuatro insurgentes en el área tribal de Waziristán del Norte, en el oeste de Pakistán, informó a Efe una fuente oficial.

El aparato estadounidense lanzó un solo misil y el ataque tuvo lugar poco antes del mediodía (hora local) en el distrito de Shawal, especificó desde la cercana ciudad de Pesháwar un funcionario del organismo gubernamental de coordinación para las áreas tribales.

Según la edición electrónica del rotativo Express Tribune, el avión espía lanzó varios misiles contra un inmueble y se cobró hasta ocho vidas.

El canal Geo, que cita fuentes oficiales, situó en tres el número de muertos y afirmó que varios aviones no tripulados sobrevolaban en el momento del ataque la aldea de Tundar, donde tuvo lugar el bombardeo.

En la última semana ha habido, con el de hoy, cinco ataques con aviones espía en Waziristán del Norte, lo cual ha motivado que arrecien en Pakistán las críticas por el programa estadounidense de "drones" ("zánganos"), nombre con el que se conoce estos aparatos.

Ayer, el Ministerio de Exteriores paquistaní presentó una queja formal a un "representante diplomático" estadounidense y "le transmitió enfáticamente que esos ataques son inaceptables", según informó en un comunicado ese departamento gubernamental.

En el comunicado no se precisa la identidad del "representante diplomático" estadounidense.

Waziristán del Norte es una de las siete demarcaciones que conforman el cinturón tribal paquistaní fronterizo con Afganistán y este año ya se han registrado allí cerca de treinta bombardeos con una cifra de muertos que supera muy ampliamente el centenar.

Esta región tribal nunca ha estado bajo completo dominio del Estado y sirve de refugio a numerosas grupos yihadistas, miembros de la red Al Qaeda o facciones talibanes, en especial la conocida como red Haqqani.

El presidente estadounidense, Barack Obama, aumentó notablemente la frecuencia de estas operaciones tras asumir el poder en 2009, como parte de su estrategia para encontrar una salida a la guerra afgana, en la que Pakistán es un elemento clave.