Agárrate esos pantalones, Enrique.

Un prominente gurú de las relaciones públicas en Gran Bretaña dijo el viernes que dos mujeres se le acercaron para ofrecerla más material sobre el príncipe Enrique, con lo que es posible que el mundo vea pronto nuevas imágenes comprometedoras del miembro de la realeza.

A principios de esta semana, el cibersitio de farándula TMZ publicó fotos de Enrique jugueteando desnudo con una mujer durante una fiesta en su suite de un hotel en Las Vegas. Muchos ingleses se han tomado con gracia las travesuras del príncipe de 27 años, pero interrogantes han surgido sobre su escolta de seguridad, pagada por los contribuyentes británicos.

En una entrevista telefónica, el publicista Max Clifford dijo que dos mujeres estadounidenses lo habían contactado alegando que estuvieron en el cuarto de hotel del príncipe la semana pasada. Las mujeres "dijeron que tenían muchas cosas interesantes: fotos, video, ese tipo de cosas", aseguró Clifford, un experimentado agente famoso por negociar entrevistas sobre indiscreciones amorosas.

Dijo que las rechazó.

"No podía justificarlo", dijo. "Es una violación a su privacidad. Por eso dije no".

El jueves, TMZ dijo que "varias chicas" tomaron fotos con sus teléfonos celulares al comenzar la fiesta y otras más luego que Enrique se desvistió. Ni TMZ ni Clifford aclararon si las fotografías inéditas muestran al príncipe desnudo.

Entre las publicaciones británicas, la primera que publicó las fotos fue el tabloide The Sun, de Rupert Murdoch, que las puso en primera página el viernes con el titular "HEIR IT IS!", un juego de palabras que puede significar "aquí está" o bien "es el heredero". Además, publicitaba la imagen borrosa como una "edición especial coleccionable".

El periódico dijo que desafió los deseos de la familia real porque lo que el príncipe hiciera en el extranjero era de interés público.

El abogado especializado en casos de privacidad Chris Hutchings dijo que el argumento del diario tenía su mérito.

"El argumento del interés público es sobre la base de que el príncipe Enrique representa a este país alrededor del mundo y las fotos ponen en entredicho su idoneidad para actuar como un embajador británico", dijo Hutchings. Aunque agregó que "The Sun asumió un riesgo calculado al publicar las fotos dada su naturaleza inherentemente privada".

El viernes el palacio no había presentado ninguna queja oficial.