El desarrollo mayúsculo en el Cono Sur será real cuando la producción de Brasil llegue al océano Pacífico, pasando a través de Bolivia para embarcarse en Chile y Perú con destino en los mercados asiáticos, sostuvo hoy el expresidente boliviano Jaime Paz Zamora (1989-1993).

En una entrevista con Efe, Paz Zamora planteó que esa integración será vital en la construcción de un nuevo orden subrregional para buscar un crecimiento inédito en Suramérica que aproveche mejor el impulso de Brasil y su necesidad de llegar por el Pacífico a Asia.

El político, que reside en el sur de Bolivia, elabora "un nuevo paradigma de integración" en ese sentido que planteará en Lima en octubre a exmandatarios durante un homenaje a Fernando Belaúnde Terry (1912-2002), que fue presidente de Perú en 1963-1968 y 1980-1985, con motivo del centenario de su nacimiento.

Paz Zamora quiere que los expresidentes de la región, que están lejos de la coyuntura política y las urgencias electorales, puedan contribuir con las reflexiones a la integración del continente.

"No se plantea que los procesos integracionistas en actual curso, como el Mercosur o la Comunidad Andina, dejen de funcionar, sino un nuevo tipo de alianza en la que más importante que intercambiar mercaderías entre nosotros sea juntarnos todos para formar un bloque comercial del siglo XXI", dijo el exmandatario.

La colaboración entre los países permitirá llegar "de manera más rápida, eficiente y competitiva" y "mayor rentabilidad" con los productos de Suramérica a China, India, Japón o el este de Rusia.

A su juicio, el alcance de la integración vigente en la región se agota porque al final de cuentas plantea "sacar lonjas del mismo cuero", es decir, dentro del mercado suramericano, cuando las grandes oportunidades están dadas por la demanda asiática.

"Lo que estamos planteando es que nos juntemos para hacer negocios en otras partes del mundo, sin dejar de hacer negocios entre nosotros", agregó.

Paz Zamora sostuvo además que el Pacífico "se ha convertido en el mar comercial por excelencia en el siglo XXI y lo será cada vez más", tal como los romanos "tuvieron su Mare Nostrum en el Mediterráneo" donde se realizaba el comercio en esa época.

Para ello, es necesario construir "megapuertos" en la costas del Pacífico, sobre todo en Chile y Perú, que además sean "zonas económicas especiales" en las que se faciliten inversiones de Brasil o China en una "alianza de ida y vuelta".

Para ilustrar la importancia de los "megapuertos", Paz Zamora señaló que el dinámico puerto chileno de Arica, usado por Bolivia para su comercio, moviliza cada año tres millones de toneladas, mientras que las exportaciones de Brasil a China llegan a 160 millones de toneladas anuales.

"Necesitamos megapuertos de verdad. Así como viene el siglo XXI el comercio mundial y particularmente entre Suramérica y Asia crecerá exponencialmente", sostuvo.

A su juicio, lo que Asia necesitará más en este siglo son sobre todo alimentos que pueden ser abastecidos desde las llanuras fronterizas de Brasil y Bolivia donde están las mayores superficies de "tierras para la producción de alimentos del planeta".

La frontera de Brasil con Bolivia es de 3.500 kilómetros.

Bolivia no tiene costa en el Pacífico tras haberla perdido en una guerra librada con Chile a fines del siglo XIX, pero según Paz Zamora puede convertirse en el "cordón umbilical" del nuevo fenómeno integrador porque está en el centro de Suramérica.

Se puede decir en términos figurados que Bolivia está entre "el Pacífico y Brasil", apuntó al sostener que esa posición es estratégica para llegar a acuerdos con los países del Pacífico.

"Ni Bolivia se va dar cuenta y ya va estar en el mar. El problema va a dejar de ser problema y va ser una solución", dijo, en alusión a la antigua demanda boliviana de una restitución de su salida al mar.

"En esta nueva propuesta hay varios ganadores. Brasil es el principal porque llegará al Pacífico, y los otros dos beneficiados son el norte de Chile, que es lo más deprimido y pobre que tiene, y el sur de Perú, que también es lo más pobre que tiene", agregó.

Bolivia, según Paz Zamora, ya no será el país "quejumbroso que le va a pedir mar Chile", sino ofrecerá "la posibilidad de que todos hagan negocios" en la nueva realidad de la integración, lo que puede finalmente solucionar su demanda de acceso al mar.

HASH(0x9e55d50)

Javier Aliaga