La Organización Internacional del Trabajo (OIT) opinó hoy que en Sudáfrica "se podría hacer mucho más" por mejorar la situación de los mineros y consideró posible "aumentar los esfuerzos para mejorar la aplicación de las normas mineras existentes, sobre todo en materia de seguridad y salud."

En un comunicado, el especialista en minería de la OIT, Martin Hahn, se refirió así a los enfrentamientos ocurridos la pasada semana en la mina de platino de Marikana, donde 34 mineros murieron por disparos de la policía durante una huelga en la que reclamaban mejoras en los salarios y las condiciones de trabajo.

"Es posible aumentar los esfuerzos para mejorar la aplicación de las normas mineras existentes, sobre todo en lo que se refiere a la seguridad y la salud de los mineros", explicó Hahn, quien denunció que los trabajadores de las minas como la de Marikana "con frecuencia están expuestos a un gran número de riesgos para la seguridad".

Según dijo el especialista de la OIT, muchos mineros sufren enfermedades como la silicosis y la tuberculosis y están expuestos a riesgos como el desprendimiento de rocas, las altas temperaturas o los ruidos intensos, entre otros.

En cuanto a los salarios, indicó que estos son altos para los trabajadores muy cualificados, pero "pueden ser muy bajos" para los mineros con una educación muy limitada.

Asimismo, Hahn celebró los avances que se han llevado a cabo en la minería sudafricana durante los últimos años, especialmente la disminución en el número de muertes en las minas, que pasó de 774 en 1984 a 128 muertes en 2008, si bien opinó que se podría mejorar más.

"La disminución de las tasas de mortalidad muestra claramente que se han realizado esfuerzos significativos para mejorar la seguridad de las minas en Sudáfrica", dijo.

"Pero aún queda mucho por hacer para crear la muy necesaria cultura de la prevención en materia de seguridad y salud en cada una de las minas de Sudáfrica a fin de alcanzar el objetivo de cero muertes", puntualizó.