El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, dijo hoy en Panamá que uno de los desafíos que tiene América Latina es su lucha contra el crimen organizado, por lo que en la medida en que se fortalezcan las relaciones entre los países habrá un combate mucho más efectivo contra ese flagelo.

"Es necesario que en América Latina se maneje un mismo discurso contra la criminalidad, con sistemas procesales unificados y con una misma orientación, porque las formas de cometer delito han cambiado", señaló Montealegre a los periodistas tras la firma de un memorando de entendimiento entre la Fiscalía General de Colombia y el Ministerio Público de Panamá.

Montealegre sostuvo que la justicia a nivel regional está, en lo que concierne al crimen organizado, frente a un fenómeno de globalización, y por ello es conveniente que los países establezcan una relación mucho más estrecha en el intercambio de información y capacitación.

Indicó que, precisamente, en el memorando de entendimiento se desprende la necesidad del intercambio de información y de pruebas, así como la capacitación y formación de los agentes encargados de investigar a la delincuencia organizada.

Por su parte, el procurador general de Panamá, José Ayú Prado, destacó que la cooperación en materia de información, sobre todo de investigación policial, siempre se ha realizado de manera fluida entre ambos países, por lo que ahora se profundizará la colaboración en materia judicial.

Ayú Prado precisó que el mensaje tras la firma del documento entre las fiscalías generales es que la frontera entre ambos países no será obstáculo para perseguir a las personas que incurran en algún delito.

Entre los aspectos destacados en el memorando de entendimiento está el desarrollo de actividades de capacitación y formación de sus miembros, especialmente en la investigación y persecución de los delitos graves como delincuencia organizada, corrupción, delitos de explotación sexual y trata de personas, tráfico ilícito de drogas, entre otros.

Asimismo, la colaboración mutua de asesoramiento técnico en aquellas tareas fundamentales para el desarrollo institucional, y brindar la más amplia y eficiente cooperación y asistencia jurídica para el éxito de las actividades que desarrollen en sus respectivos países.