La petición de la defensa de Bradley Manning de desestimar el caso por los supuestos malos tratos que recibió durante su encarcelamiento tras su detención se tratará en octubre y no en las audiencias de la próxima semana, informaron hoy a Efe fuentes de la red de apoyo a Manning.

Manning, acusado de filtrar miles de documentos clasificados a WikiLeaks, comparecerá de nuevo ante el tribunal militar que sigue el caso en la base de Fort Meade (Virginia) del 28 al 31 de agosto en una serie de audiencias previas al consejo de guerra que todavía no tiene fecha definitiva.

Estaba previsto que en las audiencias se tratara una moción que introdujo en julio el abogado de Manning, Michael Coombs, y que ha sido divulgada este mes en la que pide que se retiren todos los cargos contra su cliente, en virtud del artículo 13 del código que rige la justicia militar.

Coombs recurre a este artículo alegando que su cliente recibió un trato inapropiado y un "castigo ilegal" previo al proceso legal durante su confinamiento en la base militar de Quantico (Virginia), adonde fue llevado tras su detención.

Manning permaneció detenido entre el 29 de julio de 2010 y el 20 de abril de 2011 bajo máxima seguridad y supervisado para que no se autolesionara, antes de ser trasladado a la prisión de la base Fort Leavenworth (Kansas), "donde se encuentra ahora y es mejor tratado que en Quantico", indicó a Efe, Nathan Fuller portavoz de la red de apoyo a Manning.

Fuller indicó que, aunque inicialmente estaba previsto tratar el artículo 13, "discutirán asuntos más básicos, sobre todo sobre qué se tratará en las audiencias de octubre, incluidos los testigos que serán llamados a testificar".

No obstante, "esperamos poder saber más sobre la complicidad generalizada en el trato abusivo de Bradley en Quantico", agregó el activista que explicó que el tema se ha pospuesto "debido a los retrasos de la fiscalía en la entrega de documentos".

Coombs denuncia que su cliente fue ubicado en una celda de 1 metro por 2 metros, vigilado constantemente por un guarda, era levantado a las cinco de la mañana y era obligado a estar despierto hasta las diez de la noche.

Según el abogado, no se le permitía tumbarse, ni apoyarse contra la pared y permanecer erguido en todo momento. Cuando salía de su celda era esposado de pies y manos y acompañado por dos guardas.

Además entre el 29 de julio de 2010 y el 10 de diciembre de ese mismo año sólo se le permitió salir al aire libre 20 minutos al día, así como entre 3 y 5 minutos para tomar una ducha, que eran los dos únicos momentos del día en los que salía de su celda.

A partir del 10 de diciembre se le permitió una hora de sol.

El lugar donde salía era una zona de cemento con una dimensión de un tercio de una cancha de baloncesto y durante el tiempo que pasaba al aire libre Manning estaba esposado y era acompañado constantemente por un guarda que le seguía con una mano apoyada en su espalda, además de otros dos o tres que le vigilaban.

El abogado denuncia además que los guardas tenían que verificar constantemente que Manning se encontraba bien y si por la noche se cubría con la manta y no podían verle le despertaban, además, no se apagaban todas las luces.

Para que no se autolesionara sólo se le permitía comer con una cuchara y se le servían todas las comidas solo en su celda para evitar el contacto con otros reclusos, con los que además se le prohibió hablar.

Coombs narra además, que el 18 de enero de 2011, después de una protesta a las puertas de Quantico, los guardas "acosaron" a Manning dándole órdenes contradictorias repetidamente en su momento de recreo.

El primer guarda pidió a Manning que girara a la izquierda y cuando el soldado cumplió la orden "el segundo soldado gritó 'no gire a la izquierda'" y cuando el soldado amagó volver a cumplir la orden el primero le volvió a decir que girara a la izquierda.

Manning, de 24 años, está acusado de transferir miles de documentos clasificados a la red de WikiLeaks, fundada por el australiano Julian Assange, quien se encuentra en una complicada situación asilado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia donde es requerido por un delito sexual.