El Gobierno de Ecuador declaró que se siente "fortalecido" tras la aprobación por consenso hoy en la OEA de una resolución de "respaldo" a su país e instó al Reino Unido a retirar su "amenaza" de entrar en su embajada en Londres para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

"Nos sentimos fortalecidos con la decisión" de la Organización de Estados Americanos (OEA) y "estamos seguros de que ahora el Reino Unido no va a cumplir su amenaza", dijo el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, en una rueda de prensa tras la reunión de los cancilleres y representantes de los 34 países del organismo en Washington.

Patiño sostuvo que el Reino Unido "debe retirar su amenaza" si quiere continuar con el diálogo sobre la situación de Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres y a quien el gobierno de Rafael Correa ha otorgado el asilo.

Según ha denunciado el Gobierno de Ecuador, su par británico envió una carta la semana pasada a la embajada ecuatoriana en Londres en la que advertía de la posibilidad de recurrir a una ley de 1987 que le permitiría revocar la inmunidad diplomática de la misión para entrar en ella y detener a Assange.

El Reino Unido alega, por su parte, que no existió tal amenaza y se opone a dar un salvoconducto a Assange con el argumento de que tiene "la obligación vinculante" de extraditarlo a Suecia, donde es requerido por la justicia para ser investigado por denuncias de abusos sexuales que él niega.

La resolución aprobada hoy por la OEA, por consenso y con las únicas reservas de EE.UU. y Canadá, reitera el "respeto a la inviolabilidad de los locales diplomáticos" y "que nadie recurra a la amenaza o al uso de la fuerza para dirimir los conflictos", destacó Patiño.

El canciller recordó que en un principio EE.UU. y Canadá incluso se habían opuesto a debatir este asunto en la OEA.

"La OEA ha reivindicado su importante rol", agregó Patiño, y en la misma línea se expresó el secretario general del organismo, José Miguel Insulza.

La OEA "es el primer foro continental y hoy demostró que lo es", dijo a periodistas Insulza, quien aseguró que el organismo dará seguimiento a la cuestión y confió en que el Gobierno británico declare que la carta con las supuestas amenazas a Ecuador "fue un error y la retire".

Insulza consideró "muy razonable" la resolución aprobada y aseguró estar "muy contento cuando se produce un acuerdo como el de hoy día, porque aquí nadie fue excluido, todos hablaron".

La resolución "es un gran respaldo al derecho internacional" y a Ecuador, sostuvo por su parte el canciller venezolano, Nicolás Maduro.

Según Maduro, con las reservas de EE.UU. y Canadá al documento final "quedó demostrado que aquí hay dos Américas", una "que mira hacia otro lado" y "con pretensiones imperiales", y otra de "solidaridad, democracia y debate verdadero".