El nuevo índice de crecimiento económico publicado por el gobierno británico muestra una reducción del 0,5% en el segundo trimestre, entre abril y junio, que es ligeramente menor de la que se había pronosticado previamente.

La Oficina Nacional de Estadísticas dijo el viernes que el descenso se debe en parte a una reducción de la producción manufacturera y a una mayor contracción del sector construcción, que ha sido perjudicada por el colapso del mercados de bienes raíces de Gran Bretaña.