Alberto Contador, tercero en la general, se otorga "un bien" en la primera semana de Vuelta, en vísperas de la etapa con final en la Collada de la Gallina, en Andorra, donde anuncia que se moverán los favoritos, incluido él.

"Me pongo un bien en la primera semana. La contrarreloj salió bien y en Arrate y Valdezcaray sacamos buena nota. Ayer en Jaca fue diferente, ya que tuve calambres que me hicieron perder segundos. Era una etapa para Purito y no estuve en mi sitio. Ahora a ver qué pasa mañana, en la Collada de la Gallina pueden probarlo algunos, incluso yo", dijo Contador

Contador no tiene dudas sobre su estado de forma y espera ir a más, a pesar de los problemas en el ascenso al Fuerte de El Rapitán.

"Los calambres no me preocupan, pero es mejor no tenerlos. Ganar la Vuelta será difícil, pero hay que concentrarse en todo y hacer la táctica que creas conveniente. Estoy con ganas y por supuesto que no me planteo dejar de luchar por la victoria", comentó.

El ciclista madrileño tiene confianza en que llegará a tope de forma al final. "El cansancio casca y hoy hemos pasado mucho calor, pero confío en ir a más y aprovechar las etapas realmente duras", dijo.

Respecto a su rival número uno, el británico Chris Froome, Contador destacó su rendimiento "el ultimo año y medio" y destacó las virtudes del segundo clasificado en el Tour de Francia.

"Es un gran corredor, que sabe lo que quiere y es difícil ganarle. Hay que probarlo, estoy contento con el equipo y van a empezar a salir los escaladores", precisó.