Las autoridades mexicanas trataban de determinar por qué la policía federal disparó contra un vehículo diplomático estadounidense en un área rural al sur de la capital, dejando heridos a dos trabajadores del gobierno norteamericano.

Funcionarios de ambas naciones dijeron que los agentes federales estaban persiguiendo a delincuentes el viernes por la mañana cuando se dispararon ráfagas contra el auto de la embajada, pero los recuentos han dejado muchas preguntas sin respuesta.

Los dos estadounidenses heridos fueron llevados a un hospital en la vecina ciudad de Cuernavaca. Uno tenía una herida en una pierna y el otro fue herido en el estómago y en una mano, dijo un funcionario mexicano que pidió preservar el anonimato. Funcionarios del hospital dijeron que los heridos fueron transferidos más adelante a un hospital en la Ciudad de México en condiciones estables.

La embajada estadounidense no dio los nombres de los trabajadores heridos, aunque dijo que se dirigían a una base de entrenamientos mioitares al sur de la capital. La declaración dijo que los empleados y un capitán naval mexicano que viajaba con ellos fueron blancos de disparos y fueron perseguidos cuando trataron de escapar de la balacera. El funcionario naval no fue herido.

Los agentes involucrados en el ataque comparecen ante un fiscal federal para esclarecer los hechos y establecer responsabilidades. Un funcionario de Procuraduría General de la República que habló bajo la condicion de anónimato por no estar autorizado a dar información dijo que autoridades interrogan a entre 12 y 15 policías. La dependencia informó que hubo cuatro vehículos involucrados en el incidente.

Aunque la Marina informó que fueron agentes los que dispararon no especificó si los cuatro vehículos eran de la policía federal.

Refirió que el vehículo en que viajaban los funcionarios diplomáticos y un miembro de la Armada iba por un camino de terracería cuando fue alcanzado por otro auto desde el que sus tripulantes "les mostraron armas de fuego".

En ese momento, quien conducía el vehículo diplomático maniobró para salir del camino e incorporarse a una carretera principal cercana, "momento en el cual los tripulantes del vehículo agresor abrieron fuego" en su contra.

Ya en la carretera, otros tres vehículos dispararon contra la unidad diplomática.

El funcionario también aseguró que los empleados no eran agentes de la DEA ni del FBI, aunque no identificó la dependencia específica para la que trabajan.

Previamente, un funcionario del ejército, hablando bajo la condición reglamentaria de anonimato, informó a la AP que el viernes por la mañana personal militar recibió una llamada que denunció una agresión en una carretera que lleva de la capital del país a la ciudad de Cuernavaca y al llegar encontraron una camioneta con placas diplomáticas.

Dentro del vehículo estaban dos civiles heridos y un capitán de la Marina mexicana ileso, dijo el funcionario, quien dijo desconocer tanto la identidad de los agredidos como los motivos de la agresión.

Imágenes del vehículo, una camioneta Toyota, muestran diversos impactos de bala en el cristal blindado del copiloto y el piloto.

El ataque ocurrió en una carretera que cruza una zona montañosa donde en el pasado se ha visto actividad de grupos del narcotráfico, criminales comunes y rebeldes izquierdistas.

La escena fue acordonada y resguardada por más de 100 soldados y marinos fuertemente armados. La carretera fue cerrada y peritos de la Procuraduría General de la República fueron enviados para indagar el caso.

Los ataques contra personal diplomático en México no son frecuentes.

En 2011, un agente migratorio de Estados Unidos fue asesinado y otro más herido en un tiroteo atribuido al narcotráfico en el estado norteño de San Luis Potosí.

Un año antes, en el 2010, un ataque atribuido también al narcotráfico dejó muerta a una empleada del consulado de Estados Unidos en la ciudad fronteriza norteña de Ciudad Juárez. En el mismo hecho fue asesinado su esposo y otro hombre.

Mientras que la ciudad de México no se ha visto mayormente afectada por la violencia del narcotráfico, Cuernavaca ha sido escenario de batallas entre grupos criminales, incluidos remanentes del cartel de los hermanos Beltrán Leyva.

___

El corresponsal de AP en México E. Eduardo Castillo colaboró con este reporte.