Alejandro Valverde, tercero en la etapa con final en el Fuerte del Rapitán, hizo un balance positivo de la jornada y celebró estar entre los cuatro favoritos de la Vuelta junto a Purito, Froome y Contador, aunque precisó que no sabe "hasta dónde" puede llegar.

"El balance de la etapa es bueno. Hemos apostado por el triunfo de etapa pero no siempre se puede ganar y al menos hemos estado en la pomada hasta el final. Cuando ha arrancado Froome iba a rueda de Contador, se ha abierto un poco y entre que he dudado un poco y que ahí tampoco vas sobrado, han cogido unos metros. Cuando he visto que la etapa era imposible, me he puesto a tope tras la última curva para, al menos, picar algo de tiempo a Contador y coger la bonificación", explicó.

El ciclista murciano, ganador de la etapa de Arrate, considera que "hay mucha igualdad entre los cuatro hombres más fuertes de la carrera", pero aclara: "siempre he dicho que no sé hasta dónde aguantaré. Vamos a ir día a día. El final de hoy me iba bien, pero a Purito todavía mejor por su explosividad y lo ha aprovechado".

También advierte el jefe de filas del Movistar que"quedan todavía muchos finales en alto y no hay que olvidar la crono, en la que esperamos no perder mucho".

Respecto a la etapa de Jaca explicó: "Ha sido durísima, no sólo por el calor, sino por el terreno pestoso, con carretera mala, el viento, mucha tensión".